Portada » Lince » La pérdida y recuperación del lince ibérico

La pérdida y recuperación del lince ibérico

7
Acciones
Pinterest Google+
Parecía que el año había comenzado bien para el lince ibérico. Y, aunque los ha habido peores, ahora hay que lamentar la muerte de un ejemplar. La causa ha sido el atropello una vez más. Hasta 15 linces murieron atropellados en 2016, por lo que se ha convertido en el principal motivo de muerte de la especie. De hecho, de los 33 linces que fallecieron, la mitad lo hicieron arrollados por coches. Son circunstancias evitables, ya que, de haberse tomado las medidas adecuadas, solo habrían sido seis.

La última víctima apareció sobre el asalto de una carretera de Ciudad Real el 3 de abril. Ramón Pérez de Ayala, técnico de especies de WWF para el programa de Iberlince, ha opinado al respecto. “Aunque el incremento de estas muertas está ligado a una recuperación de la especie, los recortes económicos hicieron que se descuidaran las carreteras y se disparara el número de casos”, afirma. Además, no solo supone un problema para el lince ibérico, sino también para la seguridad vial.

Desde 2012, el número de felinos arrollados tan solo ascendió a siete. Pero, desafortunadamente, en 2013 se duplicó hasta los 14, y en 2014 se contaron 21 muertes por este motivo. Ante esto, Iberlince pidió a las distintas administraciones que se vallaran las autopistas, con el fin de evitar que los animales saltaran al asfalto. Es cierto que se logró controlar el problema, pero aún queda mucho por hacer, según reconoce Pérez de Ayala.

Mejoras para el lince

Lo bueno es que cada vez hay más linces y se están expandiendo. Los accidentes son difíciles de erradicar, y de los que fallecieron el año pasado hay unos cuatro que se alejaron de las zonas de población. Por eso, según dice este técnico de especies, lo idóneo sería elaborar un plan que ayude a actuar rápido cuando haya un punto negro.

En los últimos años, el número de ejemplares de esta especie amenazada ha crecido considerablemente. Gracias al programa de recuperación y a las reintroducciones realizadas desde 2014, el año pasado el lince ibérico dejó de estar catalogado como en “peligro crítico de extinción“. Además, en la actualidad hay un total de 483 ejemplares en toda la península Ibérica, mientras que en 2002 tan solo había 94.

Esto no quiere decir que estos felinos no necesiten de una gran regulación.

Siguiente noticia

Medio millón de euros para la protección de aves

Siguiente noticia

La escasa presencia del lobo gris mexicano

Compartir

La pérdida y recuperación del lince ibérico