Portada » Lince » Las muertes de los linces ibéricos

Las muertes de los linces ibéricos

3
Acciones
Pinterest Google+

Año nuevo, vida nueva. Un dicho popular que no se ha cumplido para algunos ejemplares de linces ibéricos. Enero de 2017 ha traído el fallecimiento de varios ejemplares por diversas circunstancias. Ahogamientos, atropellos y enfermedades han sido las causas de las primeras muertes de linces en este comienzo de año.

Causas de muerte de los linces

Una insuficiencia respiratoria ha sido la causante del fallecimiento de Durillo. Un macho de lince ibérico del programa de cría de El Acebuche en el espacio natural de Doñana. Este ejemplar llegó a este programa en mayo de 2012 tras su paso por el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas y de Gestión del Medio Marino Andaluz de las Marismas del Odiel. Allí fue intervenido de una amputación parcial de su pata trasera derecha. En El Acebuche ha tenido ha tenido tres camadas de cuatro cachorros cada una y para el 2017 se esperaba contar con él como macho reproductor, aunque los problemas de salud lo impidieron. En diciembre de 2016 se le detectó un problema pulmonar que finalmente ha podido con él.

Otro ejemplar llamado Melisandre –una hembra de dos añitos– nacido en el Centro de Cría de Silves, en Portugal, fue liberado en el Guarrizas en febrero de 2016. Ahora ha sido encontrada muerta en un coto de caza situado en Jimena, en la jiennense Sierra Mágina. Según parece, el ejemplar se ahogó tras quedar atrapado en un lazo, una técnica de caza ilegal. Su collar radio emisor fue clave para encontrar su cadáver.

El primer caso de muerte por atropello de un lince en 2017 se ha dado en la carretera A-421, en el municipio de Adamuz, en Córdoba. Además, en la autovía A-4 a su paso por Ciudad Real sentido Madrid se ha encontrado otro ejemplar de lince atropellado.

Siguiente noticia

Era falso, pero lloraron por él este grupo de monos

Siguiente noticia

El sisón común es el ave del año en 2017 para SEO/BirdLife