Portada » Biodiversidad » Los 83 primeros días de un oso polar

Los 83 primeros días de un oso polar

0
Acciones
Pinterest Google+

La historia de Nora, una cría de oso polar, tiene un principio triste. Su madre dejó de amamantarla nada más nacer. Afortunadamente, los cuidadores el Zoológico de Columbus, dónde nació, se encargaron de alimentarla y de que creciera sana.

Nora ha pasado de ser rechazada por su madre a ser toda una estrella de las redes. Si hace unos días nos conmovían las imágenes del primer mes del oso panda francés, parece que el animalito ha creado una nueva moda. Y es que ahora es esta pequeña osa polar la que nos deja asistir a sus 83 primeros días de vida. Unas imágenes de lo más tiernas, que ponen de manifiesto, una vez más, la belleza de nuestro planeta y las criaturas que lo habitan, y que nos recuerdan la importancia de hacer un esfuerzo colectivo para que ninguna de ellas desaparezca.

El vídeo de Nora ha sido subido por varios usuarios de Youtube y acumula miles de visitas en pocos días.

Oso polar

El oso polar es un mamífero carnívoro, uno de los más grandes de La Tierra, que habita en las zonas gélidas del hemisferio norte, en concreto en el Oeste de Alaska y la isla de Wrangel, norte de Alaska, Canadá, Groenlandia y Siberia, siendo Canadá el lugar con mayor cantidad de ejemplares, hasta un 60 por ciento de la población mundial.
Aunque las leyes de estos países respecto a la caza del oso polar y los distintos acuerdos entre ellos para la conservación de la especie salvaron a estos animales de estar en peligro de extinción, en la actualidad la mayor amenaza la constituyen la acumulación de contaminantes del hielo y el calentamiento global que está deteriorando su ecosistema a pasos agigantados. El deshielo temprano obliga a los 25.000 ejemplares que se estiman hoy a retirarse de la tierra firme sin haber completado sus reservas de grasas para sobrevivir al verano y el otoño en el hielo.

Siguiente noticia

La visión en alta definición de los insectos

Siguiente noticia

En las comidas, sal y un poco de plástico