Portada » Biodiversidad » Los herbívoros de gran tamaño ayudarían a reducir los incendios

Los herbívoros de gran tamaño ayudarían a reducir los incendios

3
Acciones
Pinterest Google+

Los investigadores estudian cómo los herbívoros de gran tamaño pueden ser una de las medidas contra el aumento de incendios forestales.

Aunque el principal responsable del aumento de los casos de incendio en los bosques sigue siendo el aumento de las temperaturas como consecuencia del cambio climático, para Christopher Johnson, experto de la Universidad de Tasmania, “la evidencia muestra también que la pérdida de herbívoros salvajes es muy importante”. Es por ello que, junto con investigadores de otras partes del mundo, se está planteando la necesidad de repoblar las zonas más afectadas con este tipo de especies animales. “Devolver a los animales que son responsables de estabilizar los ecosistemas y sostener la biodiversidad ayuda a los animales a realizar el trabajo de reparación en los procesos ecológicos, especialmente en ecosistemas degradados anteriormente por la extinción de las especies”, explica Johnson.

Según el estudio, la prolongación de las temporadas de incendios en zonas especialmente castigadas como los campos de California o el Mediterráneo se corresponden con la reducción del número de herbívoros grandes en estas mismas zonas. La falta de animales que acaben con los pastos y otros materiales combustibles de la naturaleza convierte a los espacios naturales en alimento para el fuego. “Las áreas pastadas por grandes animales como los canguros o incluso los ciervos en Tasmania pueden ser tan efectivos como los cortafuegos”, ejemplifica el investigador.

Pese a ello, la reintroducción de estos herbívoros en las zonas en las que se necesite tomar este tipo de medidas debe ser selectiva. No todos los animales tienen el mismo efecto en la naturaleza, ya que algunos, como el caso de los bovinos, que se alimentan de hierba fresca, pueden ser contraproducentes al dejar al descubierto troncos de árboles o arbustos fácilmente inflamables como sucede en los Alpes Australianos o zonas del cantábrico.

Siguiente noticia

Los osos polares recurren a las ballenas para alimentarse

Siguiente noticia

Descubren una nueva especie de cocodrilo viva pero en peligro