Portada » Curioso » Los lagartos y su “colonia para ligar”

Los lagartos y su “colonia para ligar”

0
Acciones
Pinterest Google+

¿Sabías que los lagartos tienen su propio tónico de la pasión? Sí, sí, como lo oyes. Según un estudio del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y del Instituto de Química Orgánica General (IQOG), una dieta rica en vitamina E vuelve a los machos “irresistibles” a las hembras.

Que la naturaleza está llena de sorpresas no es ningún secreto. En este medio lo comprobamos a cada rato. Esta vez, ha sido al ver que dicha vitamina actúa en los lagartos a modo casi de afrodisíaco. Tal y como demuestran las observaciones realizadas durante la investigación, que apareció publicada en la revista Scientific Reports, los sujetos con una mayor presencia de vitamina E en su dieta tenían un mayor éxito en el apareamiento.

Una fragancia irresistible

Los machos de las especies lacértidas atraen a las hembras mediante sus secreciones durante la época de apareamiento. Los que desprendían una mayor cantidad de vitamina E atraían a más posibles parejas sexuales. La explicación es que este compuesto solo lo pueden sintetizar plantas y algunos microorganismos, por lo que para obtenerlo, el macho debe metabolizarlo. Al parecer, “la liberación de ciertos compuestos en las secreciones parece depender en gran medida del coste que suponga para los individuos”, explica el investigador Roberto García-Roa, del MNCN, por lo que una secreción química de la vitamina se traduce en un buen metabolismo y alimentación, es decir, en un mejor ejemplar a la hora de que la hembra elija padre para su prole. Además de ser contener un alto poder antioxidante e inmunológico.

El experimento

Para comprobar la hipótesis, los científicos dividieron machos de lagartija carpetana entre los que se les había suministrado vitamina E y los que no. El resultado fue que “las hembras mostraron un mayor interés por estas secreciones, lo que indica la importancia del compuesto en las señales sexuales”, según explica José Martín, científico del MNCN.

Siguiente noticia

Los animales más lentos del mundo

Siguiente noticia

La ruta ciclista del lince ibérico