Portada » RSE » Los Mares Circulares de Coca-Cola

Los Mares Circulares de Coca-Cola

0
Acciones
Pinterest Google+

¿Conoces el proyecto Mares Cirulares? Se trata de un proyecto integral de Coca-Cola España, que aborda la ardua tarea de concienciar y sensibilizar a los ciudadanos sobre el impacto de los residuos en entornos naturales. Entre las actividades realiadas están la recogida de residuos de ochenta playas y entornos acuáticos de España y Portugal, la colaboración para mejorar el estado de conservación de diez reservas marinas españolas y la intervención con más de cincuenta barcos pesqueros para la limpieza de los fondos marinos de los caladeros de una docena de puertos pesqueros en la Península.

A mediados de 2018 The Coca-Cola FOundation puso en marcha este proyecto, que se basa en el concepto de economía circular. Es decir, en tres ejes: reducir, reutilizar y reciclar. Forma parte de la estrategia de sostenibilidad de la compañía para Europa Occidental, que lleva por nombre Avanzamos. “Queremos que Mares Circulares sea un proyecto integral y circular. No se trata tan solo de una acción puntual de recogida masiva de residuos en costas y fondos marinos, sino también de sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de reciclar y gestionar correctamente los residuos por parte de todos”, ha explicado Carmen Gómez-Acebo, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, en declaraciones recogidas por El País.

Mares Circulares, el proyecto

Las principales acciones de Mares Circulares se dividen en tres zonas.

Recogida de residuos en fondos marinos

¿Sabías que cada hora que pasa novecientos mil kilos de plásticos terminan en los océanos? De esos, el setenta por ciento se acumula en el fondo. Gracias la flota de arrastre de España se están limpiando esos fondos. El objetivo es implicar a una docena de cofradías españolas y portuguesas en la recogida de estos residuos. Entre cuarenta y cincuenta barcos implicados.

Hay muchos residuos que limpiar. Unos ocho millones de toneladas de basura acaban en el mar cada año. Pero también hay que impedir que lleguen ahí, por lo que la labor de reciclaje en tierra y de sensibilización es esencial. Para ello, Mares Circulares se estructura en tres grandes áreas: intervención y voluntariado para la recogida de residuos, formación y sensibilización para el reciclaje, y fomento de la economía circular.

Limpieza de costas y entornos marinos

A pie de playa, trabajando codo con codo con voluntarios, sensibilizando a los pescadores, educando con charlas y talleres… Son varias las asociaciones que llevan años implicadas en acciones de intervención directa para alcanzar el equilibrio y la sostenibilidad en los mares. Coca-Cola en España se ha apoyado en tres de ellas, Chelonia, Ecomar y Vertidos Cero, para desarrollar la primera de las áreas de acción en España.

Con el apoyo de Ecomar, y también de Chelonia, Coca-Cola en España traslada otro de los focos de acción a las costas españolas. La que probablemente sea la acción más ambiciosa de Mares Circulares quiere limpiar 80 arenales de la Península, Baleares y Canarias. El proyecto tiene como objetivo recoger residuos y generar un impacto positivo en los entornos marinos. Además de la limpieza, se realizarán tareas de monitorización de las playas, para conocer su estado y reunir datos que permitan realizar futuros estudios.

Finalmente, la campaña de sensibilización de Coca-Cola se completará con la activación de programas de sensibilización ambiental en 12 de las playas de mayor afluencia de visitantes de España y Portugal, con una media de 10.000 visitantes diarios en verano.

Conservación de reservas marinas

A lo largo de este año, de la mano de Chelonia, se colaborará en la conservación de las 11 Reservas Marinas de España y de una en Portugal, con la ayuda de buzos y marineros voluntarios. Entre ellas, la de Cala Ratjada, en Mallorca, con sus emblemáticas praderas de posidonia, Cabo de Gata o la Isla de São Miguel, en Azores.

250 toneladas de basuras fuera del mar nos dejan un océano más limpio. Pero el verdadero impacto está en cambiar conciencias. Para ello, hay dos herramientas clave: la sensibilización y el conocimiento. Si no conocemos el alcance del problema que tenemos entre manos, difícilmente podremos solucionarlo. Y si no lo sentimos como propio, no reaccionaremos con la fuerza necesaria.

Siguiente noticia

El pianista de los elefantes maltratados

Siguiente noticia

La defensa de la tórtola