Portada » Mamíferos » Los tigres de Bengala encuentran su oasis en Nepal

Los tigres de Bengala encuentran su oasis en Nepal

0
Acciones
Pinterest Google+

El afamado tigre de Bengala figura desde 1986 en el índice de animales en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. La caza furtiva y la desaparición de su hábitat son dos de las principales causas que lo llevaron a esta situación. Sin embargo, parece que esta especie ha encontrado algo de esperanza en una pequeña nación del Himalaya, Nepal.

Allá por el año 2010 un total de trece países se pusieron como objetivo duplicar el número de ejemplares gracias al programa Tx2, puesto en marcha por WWF. Nepal va camino de convertirse en el primer país en lograrlo. En 2009 contaba con 121 individuos y actualmente cuenta con 235.

Objetivo cumplido en Nepal

Las cifras fueron ofrecidas por el gobierno nepalí con motivo del Día Nacional para la Conservación en Nepal. “Proteger a los tigres es una prioridad del Gobierno y agradecemos el apoyo de socios, agencias, comunidad local y de la comunidad internacional en este objetivo común”, explicó Bishwa Nath Oli, Secretaria del Ministerio de Bosques y Medio Ambiente. Además, tiene claro que quiere volver a duplicar la población del tigre para el año 2022, coincidiendo con el año del tigre en China.

“El aumento significativo de la población de tigres en Nepal demuestra que podemos salvar el planeta si trabajamos juntos. Estoy orgulloso de la cooperación de mi fundación con WWF para ayudar a las comunidades locales para duplicar la población de tigres salvajes”, expresó el actor Leonardo Dicaprio, miembro del consejo de WWF en Estados Unidos. Además no ha dudado en poner a Nepal como modelo a seguir.

La decadencia del tigre de Bengala

Los tigres de Bengala habitan trece países en el planeta. De esos, en 2016 en India contaban con 2 226 individuos, mientras que Rusia e Indonesia las cifras eran 433 y 371, respectivamente. Números lejanos a los que había en 1900, cuando más de cien mil ejemplares de esta especie campaban a sus anchas por el mundo. En 2010 se redujeron a solo 3 890.

Siguiente noticia

Una beluga perdida en Támesis

Siguiente noticia

Chile no quiere perder a su güiña