Home»Mundo Marino»Más protección para los corales de profundidad del Mediterráneo

Más protección para los corales de profundidad del Mediterráneo

0
Acciones
Pinterest Google+

Corales de profundidad | © OCEANA from Oceana on Vimeo.

Desde este lunes se celebra en Rabat (Marruecos) la 11ª reunión del Convenio de Barcelona sobre Áreas Protegidas y Biodiversidad que este año, tiene como uno de los principales temas a tratar la mejora en la protección de los corales de profundidad, ya que a propuesta del Gobierno de Italia, 11 nuevas especies podrían ser incluidas en los listados de protección. La organización Oceana pedirá a los países mediterráneos que secunden esta iniciativa para frenar la destrucción de estos frágiles organismos que se encuentran amenazados en la mayoría de los océanos del mundo.

“A pesar de tener una importancia ecológica reconocida por el ámbito científico, aún no existe ningún instrumento que proteja los corales de profundidad de las agresiones procedentes de la actividad humana en el Mediterráneo” declara Ricardo Aguilar, director de Investigación de Oceana en Europa. “Además, estos hábitats son extremadamente frágiles y de ellos dependen un gran número de especies, algunas incluso de interés comercial. El mar Mediterráneo está en una situación crítica, con un 88% de stocks sobreexplotados, y la protección de los estos corales indudablemente contribuirá a su conservación”.

Los corales de profundidad desempeñan un papel muy importante en el funcionamiento de ecosistemas profundos, ya que son grandes focos de biodiversidad y dan cobijo a numerosas especies que incluso los utilizan como zonas de puesta o criadero. A pesar de ello, no están suficientemente representados en los listados de protección y tampoco en la red actual de áreas marinas protegidas. Hasta hace relativamente poco tiempo, esta falta de protección se justificaba en un escaso conocimiento, pero nuevos descubrimientos y publicaciones científicas recientes avalan la propuesta de protección italiana.

Entre las especies propuestas está la gorgonia candelabro (Ellisella paraplexauroides), que con 2 metros de longitud es la de mayor altura del Mediterráneo y una de las más altas del mundo, o el coral negro árbol (Leiopathes glaberrima), que puede superar los 2.000 años de vida, aunque estudios sobre esta especie en el Pacífico la han llegado a datar en más de 4.000 años. Junto a estas especies extremadamente vulnerables también se proponen para su inclusión en el convenio a la madrépora mediterránea (Cladocora caespitosa) que es un “fósil viviente” que ha existido en el Mediterráneo desde el Pleistoceno, la madrépora débil (Cladocora debilis) y la gorgonia abanico (Callogorgia verticillata); así como aumentar el grado protección para otros corales negros, como Antipathella subpinnata, Antipathes dichotoma, Antipathes fragilis y Parantipathes larix.

“Actualmente, de las casi 200 especies listadas para su protección o adecuada gestión, solo figuran 5 especies de coral, entre las cuales se encuentran el coral rojo (Corallium rubrum) o el coral anaranjado (Astroides calycularis)”, denuncia Pilar Marín, científica marina de Oceana. “Tras 18 años de aplicación del Protocolo sobre Áreas Protegidas y Biodiversidad no se ha incorporado ninguna nueva especie de coral. Oceana considera que con la información científica disponible hoy en día sobre corales de profundidad no existen excusas: hay que modificar y actualizar los Anexos”.

Siguiente noticia

BirdLife apuesta por la naturaleza y las personas

Siguiente noticia

La UICN añade 4.807 especies a la Lista Roja de Especies Amenazadas