Portada » Mamíferos » La difícil migración de los guepardos en la naturaleza

La difícil migración de los guepardos en la naturaleza

0
Acciones
Pinterest Google+

Guepardo. Piensa en un continente. África, ¿verdad? Este bellísimo animal está en la naturaleza, concretamente asentado en suelo africano, desde hace miles de años, pero, ¿ha vivido siempre aquí? La revista Genome Biology ha publicado una investigación que habla sobre la migración de esta especie desde América del Norte a su hábitat en la actualidad.

Según este estudio, la migración no fue nada sencilla. Comenzó hace 100.000 años cuando las glaciaciones hicieron huir a los guepardos hacia Asia. Desde allí fueron avanzando hasta el sur de África. Este suceso hizo que se perdieran muchos ejemplares de los guepardos originales. Su genética también fue modificada.

Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de San Petersburgo secuenció el genoma de un guepardo macho de Namibia, conocido como Chewbaaka, y otros seis guepardos salvajes de Tanzania y Namibia.

Gracias a esto se ha conocido algo mejor a estos animales y puede ser de utilidad para mejorar su conservación.

Los guepardos provienen de los pumas americanos. Son una especie con un alto riesgo de peligro de extinción.

Los guepardos en la naturaleza

¿Sabías que son los mamíferos más rápidos del planeta? Pueden perseguir a su presa durante 500 metros a una velocidad de 114 km/h. El secreto está en su aceleración y en su gran zancada.

Al nacer no tienen manchas, aunque sí una gran melena. Cuando se van haciendo adultos pierden ese pelo y comienzan a salirles pintas negras que son únicas en cada ejemplar.

Tras medio kilómetro de persecución, abandonan a sus presas. Esto no suele ocurrir ya que tienen una efectividad enorme. Se estima que esta especie caza entre 150 y 300 ejemplares cada año, por los 30 ó 40 que consigue su vecino el león.

Por último, los guepardos no rugen. Sí, son felinos, pero el sonido que emiten se asemeja más al de un pájaro.

Siguiente noticia

El peligro acecha al buitre ibérico en la naturaleza

Siguiente noticia

La línea de alta velocidad y su peligro para el lince ibérico