Portada » Ciencia » Nada de caprichos

Nada de caprichos

0
Acciones
Pinterest Google+

Los tiburones blancos, considerados los mayores depredadores del mar, no hacen casi distinción en su dieta, comen lo que encuentran. O, al menos, eso es lo que se deduce de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California, en Santa Cruz (UCSC), que ha analizado la composición de las bandas de crecimiento en las vértebras del tiburón para rastrear las variaciones en la dieta durante toda su vida, y ha demostrado que la dieta del tiburón no solo cambia con la edad, lo que ya era conocido, sino también en función del ecosistema.

Los tiburones blancos son capaces de consumir la más rica y variada mezcla de presas, desde focas, hasta leones marinos, delfines, peces o calamares, y, en general, no son muy exigentes, sino que pueden llegar a consumir hasta carbón, aceite, basura, o el más variado detritus que encuentran en su camino.

Siguiente noticia

Google mapea el fondo del mar

Siguiente noticia

El aguilucho papiablo, en el Estrecho de Gibraltar