Portada » Ciencia » Tecnología en la conservación de especies amenazadas

Tecnología en la conservación de especies amenazadas

3
Acciones
Pinterest Google+

El mamífero más amenazado de Europa en la naturaleza es el visón europeo. Se trata de una de las especies que se ha visto beneficiada por la plataforma que han desarrollado Telefónica y la Fundación para la Investigación para la Etología y la Biodiversidad (FIEB). La plataforma se llama smartFieb y utiliza la tecnología de Internet de las cosas para estudiar el comportamiento de los animales y proteger la biodiversidad.

Esta herramienta se ha presentado en Casarrubios del Monte, Toledo, en las instalaciones del FIEB, donde se alojan 10 ejemplares de visón europeo que se utilizan para la cría en cautividad. Comenzó a gestarse en el año 2013 con idea de controlar todo el entorno del centro de investigación y poder analizar a las especies de una manera poco invasiva, sin afectar a su comportamiento natural.

Internet de las cosas – Naturaleza

Anteriormente todo el proceso de control se hacía de forma manual. En la actualidad, existen cámaras en alta definición válidas para el día y la noche, y también hay innumerables sensores que recogen la presencia o ausencia de animales, nidos con cámaras y hasta una estación meteorológica que controla la temperatura.

Todos los datos que generan estas herramientas los almacena una plataforma de Telefónica con tecnología IoT Thinking Thins –Internet de las cosas–. Se trata de una tecnología que hasta ahora se aplicaba en industrias y algunas ciudades y que ahora se abren a la comunidad científica en general.

Gracias a esto, el FIEB puede ver cómo se comportan los visones europeos en la temporada de cría. “Se puede detectar enfermedades y anticiparse al parto con un margen de error de horas”, asegura Silvia Villaverde Morcillo, directora veterinaria del FIEB.

Cualquier esfuerzo es poco para ayudar a la conservación de la biodiversidad en la naturaleza.

Siguiente noticia

Las 20 fotos más impactantes de animales en la naturaleza

Siguiente noticia

El peligro acecha al buitre ibérico en la naturaleza