Portada » Gente » El niño prodigio que fotografía la naturaleza

El niño prodigio que fotografía la naturaleza

1
Acciones
Pinterest Google+

Era el año 2014 cuando Carlos Pérez Naval solo tuvo ojos para el fotógrafo de National Geographic, Nick Nichols, y para el naturalista David Attenborough en la ceremonia de entrega de premios del Wildlife Photographer of the Year. No le impresionó que fuese Kate Middleton, duquesa de Cambridge, la encargada de darle el máximo galardón en la categoría juvenil a él, un niño de tan solo nueve años. Un evento en el que compiten 45.000 participantes de todas las edades, procedentes de más de un centenar de países.

«Supera a la de muchos adultos. ¡Es una toma increíblemente misteriosa!», afirmó el jurado.

Carlos es un apasionado de la fotografía y la naturaleza. Sorprendió a todo el mundo con una imagen espectacular que tomó cuando tenía 8 años de un escorpión amarillo. Jugó con el fondo. Velocidad de obturación rápida para que el sol no estuviese sobreexpuesto y fotografió al animal. Una estampa increíblemente bella. La crítica y el público no tuvieron más remedio que caer rendidos ante el talento de este chico. Ahora, tan solo un año después de probar el éxito, este joven fotógrafo quiere más.

Una vez más ha sido nominado al mismo premio y en la misma categoría. Una ardilla y una gaviota son las protagonistas de la imagen, que ha sido tomada en California en esta ocasión. Una pugna por ver quién bebía agua –tardó más de media hora en conseguirla–. Un duelo en blanco y negro que lleva por título “To Drink or Not”. Con ella espera repetir el triunfo por segundo año consecutivo en una ceremonia que se celebra el 13 de octubre de 2015.

Imagen candidata al Wildlife Photographer of the Year 2015. Foto: Carlos Pérez Naval.
Imagen candidata al Wildlife Photographer of the Year 2015. Foto: Carlos Pérez Naval.

Sus padres son profesores y amantes de la naturaleza. Gracias a ellos, Carlos ha podido visitar países tan dispares como Estados Unidos, China, Francia, Sudáfrica, India y Kenia, por citar algunos ejemplos. Siempre con su cámara en mano, la Nikon D300 y la D7100 –modelos que domina a la perfección–.

Una historia sorprendente. El niño prodigio de la fotografía. Apasionado de los linces, siente predilección por los tigres, los osos y hasta las lagartijas. Su curiosidad no tiene fin. Difícil visionar el techo de este joven fotógrafo del medio ambiente.

Siguiente noticia

NATURA HOY SE RENUEVA

Siguiente noticia

Aumenta la colonia de buitres negros en Cataluña y Andalucía