Portada » Ciencia » No todas las jirafas son iguales

No todas las jirafas son iguales

1
Acciones
Pinterest Google+

Hay muchos animales fascinantes sobre la tierra, pero no nos cabe duda de que la jirafa es uno de los más singulares. De gran corpulencia, altas y estéticas, las jirafas cuentan con unas potentes patas y un largo cuello, además de sus peculiares manchas. No obstante, aunque puedan parecernos toda iguales, no lo son. La genética ha dado un vuelco a lo que pensábamos sobre las jirafas, ya que hasta ahora se pensaba que tan solo existía una especie de este animal. En absoluto, científicos han confirmado que existen al menos cuatro especies de jirafa. La del sur, la masai, la reticulada y la del norte.

“Las diferencias genéticas entre las jirafas es tan grande que, sin duda, tenemos que describir cuatro nuevas especies”, ha asegurado Axel Janke, cientofico del Centro de Investigación sobre la Biodiversidad y el Clima Senckenberg de Frankfurt. Incluso especifica que muchas de estas diferencias son más grandes que incluso las que hacen diferentes a osos pardos y osos polares. El propio Janke ha colaborado con la Fundación para la Conservación de la Jirafa en Namibia para analizar el ADN de 200 jirafas. Los resultados de la investigación han sido publicados en la revista Current Biology.

Se especula con la posibilidad de que las especies se separasen hace relativamente poco, unos 1,5 millones de años. Entre las diferencias más visibles de estas especies se encuentran algunas como las líneas dentadas y sus manchas color oscuro de las masai, hasta la estructura en forma de cuerno de las del norte.

Los conservacionistas han aumentado el nivel de alerta tras estos nuevos descubrimientos. En los últimos 30 años, el número de ejemplares de jirafa ha bajado de 150.000 a 90.000. Ahora se dividen en cuatro especies. Solo quedan unas 4.750 jirafas del norte y 8.700 reticuladas.

Curiosidades de las jirafas

  1. La potencia de sus patas. Contrariamente a lo que se pueda pensar, las jirafas nunca huyen ante posibles enemigos. Se defienden con sus potentes patas. Son de los pocos animales que se animan a atacar a un león. Al final de sus patas tienen unas afiladas pezuñas de 30 centímetros. De una patada pueden decapitar a su adversario.
  2. Lengua oscura y larga. La lengua de las jirafas mide medio metro y tiene tonalidades oscuras para protegerse del sol. Suelen tenerla mucho tiempo fuera y la usan para multitud de cosas, como limpiarse los oídos y la nariz.
  3. Más de cuatro metros por paso. Sus andares son algo torpes o eso es lo que parece. En realidad son muy veloces. Su paso normal alcanza la velocidad de 16 kilómetros por hora, andando unos cuatro metros y medio por paso, en carrera pueden llegar a los 60 km/h.
  4. Un parto de pie. Paren a sus crías de pie, al nacer tienen una caída al suelo de más de un metro. A las 10 horas de haber nacido, las pequeñas jirafas ya pueden empezar a correr.
  5. Manchas de jirafa. Sus originales manchas son como las huellas dactilares de los seres humanos. No existen dos jirafas con las mismas manchas.
Siguiente noticia

Linces, más de un millón de euros para evitar su atropello

Siguiente noticia

Iberdrola, cero emisiones en 2050