Portada » Gente » Oceana pide ampliar el Parque Nacional de Cabrera para proteger los fondos marinos

Oceana pide ampliar el Parque Nacional de Cabrera para proteger los fondos marinos

0
Acciones
Pinterest Google+

Alexandra Cousteau, nieta del famoso oceanógrafo y divulgador francés Jacques-Yves Cousteau y asesora de Oceana desde 2012, ha viajado a Baleares para apoyar la propuesta que encabeza la organización para conseguir la ampliación de la superficie protegida del Parque Nacional de Cabrera hasta más de 7.000 hectáreas, lo que supondría multiplicar por 9 la extensión actual de un espacio donde conviven una docena de ecosistemas y hay casi 300 especies que requieren protección.

 

Con esta medida Oceana pretende incluir dentro del parque los hábitats sensibles y las especies amenazadas que de otro modo quedarían fuera de los límites este espacio protegido. Entre las especies amenazadas destacan el coral negro, el coral rojo y la caracola tritón, así como un gran bosque de quelpos, un alga endémica del Mediterráneo y protegida por la legislación internacional, Laminaria rodriguezii, descubierta por Oceana en 2010.

 

“El Parque Nacional de Cabrera se creó para conservar una serie de especies y de hábitats, pero estos se encuentran también en las zonas aledañas y carecen por completo de protección. Es el caso de los fondos de algas –como las laminarias, el coralígeno y el maërl–, que, a pesar de estar legalmente protegidos por normativas europeas y españolas, están siendo arrasados por la pesca de arrastre”, explica Xavier Pastor, director ejecutivo de Oceana en Europa.

 

La visita de Alexandra Cousteau se produce 36 años después de la expedición del famoso oceanógrafo francés a la isla a bordo de su emblemático barco, el Calypso, y en los próximos días, está previsto que Cousteau se sume a un equipo de submarinistas de Oceana para tomar nuevas imágenes de los fondos y promover la extensión de la zona protegida.

 

“El Mediterráneo ha sufrido graves daños en el último siglo y el Parque Nacional de Cabrera es un ejemplo perfecto de cómo la vida marina vuelve a ser abundante cuando se protege un área”, señala Alexandra Cousteau. “Cuando mi abuelo, Jacques Cousteau, visitó la isla hace tres décadas, expresó su preocupación de que fuera demasiado tarde para protegerla. Pero ahora sabemos que el mar puede recuperarse si se actúa a tiempo y tenemos el deber de conservar lugares que antes eran desconocidos o cuya importancia pasaba desapercibida”.

 

Cousteau ha mostrado su apoyo al proyecto tras comparar la alta biodiversidad documentada por Oceana que existe en toda la zona frente a otras muchas áreas del Mediterráneo occidental, y ante la preocupante destrucción de valiosos fondos marinos por técnicas pesqueras destructivas y basuras. Por su experiencia como activista medioambiental y submarinista en distintos lugares del mundo, considera que Cabrera es un caso de estudio y es preciso avanzar en su protección, en lugar de retroceder.

 

Fuente: www.oceana.org

Siguiente noticia

El cambio climático podría modificar las corrientes del Mediterráneo y alterar la pesca

Siguiente noticia

La caza furtiva de elefantes y el comercio ilegal de marfil se triplica en África