Portada » Biodiversidad » El plástico: el enemigo de los océanos

El plástico: el enemigo de los océanos

3
Acciones
Pinterest Google+

Cinco océanos en total y un grave problema. ¿Por qué crees que hay que cuidarlos? Los océanos son el motor del planeta, al igual que lo es el corazón para las personas. Son los principales fabricantes de oxígeno y, además, proporcionan alimento a una gran parte de la población mundial. También regulan el clima y son el lugar en el que habitan millones de especies. Son, en definitiva, imprescindibles para la biosfera.

Uno de los mayores problemas que sufren los océanos es la contaminación. Se estima que se vierten en total unos ocho millones de toneladas de plástico en todas las aguas del mundo al año. Este problema conlleva a que los peces pequeños ingieran de forma natural poliestireno (plástico). Cuando los pedazos de gran tamaño de este plástico se fragmentan –por las olas y los rayos del sol– ocasionan micropartículas peligrosas para los intestinos de los peces. Así lo ha demostrado un estudio publicado por la revista Science, que han realizado científicos de la Universidad de Uppsala (Suecia), en el que se afirma que el plástico hace a los peces “más pequeños, más estúpidos y más lentos”. Realizaron un experimento en el que expusieron a larvas de perca a diferentes cantidades de poliestireno en tanques de agua. El resultado fue asombroso. En aguas limpias, un 96 por ciento de huevos sobrevivieron mientras que en aguas sucias un 81 por ciento disminuyeron. Además, para reforzar el estudio, enfrentaron a las larvas de perca a los depredadores durante un día entero. Claramente, subsistieron mucho más aquellos procedentes de aguas sin residuo.

Los plásticos alteran los gustos de los peces. Creen que se sacian rápido, pero realmente no se están alimentando de nada. Lo mismo que ocurre con la comida rápida que toman los humanos.

Los océanos, cada vez con menos peces

Un estudio elaborado por WWF, el Fondo Mundial para la Naturaleza, junto con la Sociedad Zoológica de Londres, en septiembre de 2015, estimó que en los últimos cuarenta años hay un 49 por ciento menos de peces. La familia de los escómbridos –atún, bonito y caballa– está ya en un 74 por ciento menos. El informe señala que son resultados muy delicados para la seguridad alimentaria de la población.

Siguiente noticia

Thor, el rinoceronte que graba

Siguiente noticia

Un tercio de las aves marinas españolas están amenazadas