Portada » Mamíferos » El oso polar más triste del mundo, esta es su historia

El oso polar más triste del mundo, esta es su historia

3
Acciones
Pinterest Google+

En octubre de 2015 escribimos sobre las 10 curiosidades más increíbles de una especie tan emblemática como fascinante: el oso polar. Un año más tarde, volvemos con una curiosa noticia sobre este animal, aunque menos alegre, por desgracia. Hablamos de el oso polar más triste del mundo. Se llama Pizza y vive en un pequeño espacio de un centro comercial chino, para disfrute de los clientes. Esta es su historia.

El centro comercial Grandview, situado en Guanzhou, China, es un espacio que fue abierto en enero de 2016 y por el que han pasado miles de personas. Hay una cosa que llama mucho la atención a todo el que se acerca hasta allí: un acuario y una jaula en la que vive Pizza, apodado como el oso polar más triste del mundo. Desde que su historia se hizo pública, el mundo quedó conmocionado y se empezó una recogida de firmas que ha terminado con más de un millón de rúbricas. Han sido casi cincuenta las organizaciones que han solicitado al Gobierno de Cantón que libere a este animal.

«Un centro comercial no es lugar para mantener a un animal salvaje. Pizza ya no podrá volver a su hábitat natural, pero los gestores de los almacenes al menos deberían dejar que viviera el resto de sus días en un espacio donde pueda respirar aire puro y ver la luz del día», asegura el grupo Human Society International (HSI) en un comunicado oficial.

Un oso polar irritado y con deterioro mental

Pizza sufre, se le ve muy irritado, con malestar y puede estar sufriendo deterioro mental. Así lo confirma un veterinario de HSI, Alastair McMillan. Además, no es el único animal presente en el centro, ya que también se muestran ejemplares de zorros polares e incluso morsas.

En septiembre de 2016 hubo un ofrecimiento por parte del Parque Yorkshire Wildlife de Doncaster, en Inglaterra, para recibir a Pizza. Sin embargo, esta iniciativa no llegó a confirmarse y la vida del oso polar sigue a expensas de sus cuidadores en el centro comercial. Una historia que, por desgracia, es más común de lo que se puede pensar. Son muchos los animales que viven alejados de su hábitat sin poder relacionarse con otros miembros de su especie.

Siguiente noticia

La reintroducción del buitre negro

Siguiente noticia

Águilas perdiceras y su mortandad en balsas de riego