Portada » Mamíferos » Los osos polares y su oscuro futuro

Los osos polares y su oscuro futuro

0
Acciones
Pinterest Google+

Por si los osos polares no tuvieran suficiente con el cambio climático y el derretimiento de los glaciares que este provoca, desde hace varios años se enfrentan a un nuevo enemigo. La polución por plásticos y los contaminantes ambientales afectan en gran medida a su sistema endocrino y de reproducción.

Investigadores del CSIC y de la Universidad Autónoma de Madrid hacen especial hincapié en los osos que viven en Groenlandia, donde se exponen a grandes niveles de contaminación. Pero lo cierto es que toda la especie, en claro peligro de extinción, está sufriendo las consecuencias de la polución, y esta es ya la tercera mayor amenaza para estos animales. Por ello, la corta vida que se augura para ellos no irá mucho más allá del próximo siglo.

Nueva amenaza para los osos polares

Hasta ahora, los esfuerzos por detener el calentamiento global no han dado sus frutos. Las temperaturas aumentan año tras año y las gruesas capas de hielo del Ártico son cada vez más finas. Las grietas en los glaciares o la subida del nivel del mar son algunas de las consecuencias de este cambio climático que parece no tener freno. Pero es el futuro de los osos polares uno de los asuntos que más preocupan a la comunidad científica.

A este principal enemigo se suman el estrés nutricional y las enfermedades y parásitos. Sin embargo, el contacto con el ser humano es lo que incide en mayor medida en la vida de estos animales. Según un estudio realizado por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EEUU, no son más de 30.000 los osos polares que quedan en el mundo. Para su conservación, desde la institución se pide una normativa que regule los gases de efecto invernadero que surgen de la quema de combustibles fósiles. Además, se requiere una reducción del vertido de petróleo en el océano, ya que, de seguir el ritmo llevado hasta ahora, esta especie desaparecerá en menos de cien años.

Siguiente noticia

Gracias a su oído detectan cuando llueve

Siguiente noticia

Víctor J. Hernández: "El lobo nos sumerge en el mito y la leyenda"