Portada » Curioso » El curioso caso del pez saltarín

El curioso caso del pez saltarín

0
Acciones
Pinterest Google+

Es muy probable que no te suene el rivulín del manglar, pero estás ante el famoso pez saltarín, capaz de saltar distancias superiores varias veces a las de su propio cuerpo. Investigadores de las universidades de Exeter y Alabama, en Estados Unidos, han comprobado que a medida que crecen puede saltar más metros. Por lo tanto, las características físicas y la edad de esta especie de pez influye en su salto.

La investigación, que ha sido publicada en Journal of Experimental Zoology Part A: Ecological Genetics and Physiology, confirma que hay dos patrones bien diferenciados. Los ejemplares más jóvenes del pez saltarín se mantienen en el aire más tiempo, pero las distancias que recorren son más cortas que las de los más adultos. Para ello analizaron los movimientos de dos centenares de peces.

“La longitud y posición de algunos de los huesos de esta especie de peces parece influir en que los menores consigan saltar durante más tiempo. Sin embargo, y según crecen los ejemplares, esta habilidad desaparece. Un pez mayor, independientemente de sus características físicas, saltará durante menos tiempo pero distancias mayores”, explica Tom Houslay, investigador de la Universidad de Exeter.

“La forma de salto y las repeticiones del mismo varían según se desarrollan este tipo de peces. Lo que hemos descubierto es que, en el caso del rivulín del manglar, la experiencia triunfa sobre el resto de factores. Los adultos, a pesar de presentar un mayor tamaño, son mejores saltadores”, continúa Houslay.

El pez saltarín, uno de los más extraños del planeta

Su salto no es lo único fuera de lo común en esta especie. Le encantan los ambientes extremos, como las aguas salobres. Además, aguantan muy bien la contaminación y es capaz de vivir fuera de su hábitat durante meses. Sin embargo, eso no es lo más curioso. Es un pez capaz de clonarse a sí mismo.

Es hermafrodita, por lo que si no tiene la suerte de encontrar un compañero sexual no duda en fecundarse a sí mismo. Origina así pequeños clones. Una adaptación que no es nada común en el mundo de los vertebrados.

Siguiente noticia

Los cazadores obligan a hembras de oso a aumentar el tiempo de cría

Siguiente noticia

Un proyecto para proteger a los elefantes