Portada » Mundo Marino » El cambio climático afecta así al pingüino africano

El cambio climático afecta así al pingüino africano

1
Acciones
Pinterest Google+

Las señales que indicaban al pingüino africano dónde debía acudir para alimentarse están cambiando. Una especie de trampa ecológica causada por el cambio climático. Estos animales se están desplazando equivocadamente a zonas con escasez de alimentos, lo que podría llevarles a su desaparición si no se le pone solución. Esto es, al menos, lo que se saca del estudio publicado en la publicación Current Biology sobre este tema. La tasa de supervivencia entre los pingüinos africanos juveniles es baja y el número de crías es un 50 por ciento menor que si pudiesen escapar de la trampa.

“La degradación ambiental puede causar una selección inapropiada de hábitat, lo que significa que las señales que solían funcionar para una especie ahora las ponen en peligro”, ha explicado el doctor Richard Sherley, autor del trabajo y miembro del Instituto de Medio Ambiente y Sustentabilidad de la Universidad de Exeter, en Cornwall.

Para alimentarse, los pingüinos africanos buscan zonas marinas con bajas temperaturas y un alto nivel de clorofila, es decir, con mucha presencia de plancton y multitud de especies que se alimentan de él. El cambio climático y la pesca industrial han modificado estos parámetros.

“Esta trampa ecológica sólo se descubrió cuando se rastrearon múltiples colonias de pingüinos jóvenes. Esto destaca el poder de estudiar los movimientos de los animales, particularmente para las especies marinas de vida larga como los pingüinos. De hecho, el rastreo es ahora una herramienta crucial en la biología de la conservación”, asegura Stephen Votier, doctor de la Universidad de Exeter.

Conociendo al pingüino africano

  • La especie está catalogada en peligro de extinción por la UICN.
  • Miden entre 60 y 70 centímetros de alto.
  • Pesan de 2,5 a 3,5 kilogramos.
  • Los machos poseen picos más largos que las hembras.
  • Tienen manchas negras en el pecho, que los diferencian de otras especies.
  • Su hábitat se extiende alrededor de las aguas de Sudáfrica.
  • Viven en unas 24 islas diferentes.
  • Habitan cerca de la costa en zonas rocosas para el apareamiento y la muda.
  • Para mantener sus plumas en buen estado, con el pico extienden el aceite que les emana de una glándula cerca de su cola. Este proceso lo suelen hacer en grupo como medida de interacción social.
  • La muda de plumas dura unos 20 días. Se da entre los meses de abril y mayo en Namibia y entre noviembre y enero en Sudáfrica.
  • Se alimentan de peces como la sardina, la anchoa o el boquerón. Pueden consumir unos 540 gramos de alimento cada día.
  • Si tienen escasez de comida, prefieren alimentarse ellos y dejar morir a sus polluelos.
Siguiente noticia

Heineken y la restauración de los humedales en Doñana

Siguiente noticia

Con esta imagen ganó el World Press Photo Naturaleza 2017