Portada » Curioso » El pingüino que se enamoró de una muñeca de cartón

El pingüino que se enamoró de una muñeca de cartón

7
Acciones
Pinterest Google+

Ocurrió en Japón, concretamente en el zoológico de Tobu. Esta es la historia de Grape-Kun, el pingüino enamorado de una muñeca de cartón, que falleció a los 21 años de edad a causa de una enfermedad. Este famoso animal se hizo célebre por una ruptura amorosa cuando Midori, su pareja, lo abandonó por otro ejemplar de la misma especie, aunque más joven que él.

El pingüino es un animal que suele elegir una pareja para toda la vida. Todo un símbolo de fidelidad y romanticismo. Para la elección, el pingüino macho busca una piedra –la más bella– en la playa y se la regala a su enamorada. Si esta la coge, habrá aceptado la propuesta. Un encuentro que ambos repiten una vez al año en el mismo lugar.

El enamoramiento del pingüino

Tras este episodio, Grape-Kun sufrió una depresión y empezó a aislarse de su comunidad, hecho que preocupaba a sus cuidadores. Entonces llegó su nuevo amor, Hululu. Se trataba de una muñeca de cartón, que formaba parte de la promoción por tiempo limitado de una serie de animación japonesa –Kemono Friends– junto a otras figuras.

Grape-Kun y Hululu Foto: @tobuzoo7
Grape-Kun y Hululu Foto: @tobuzoo7

Mientras el resto de animales hicieron caso omiso a los muñecos, Grape-Kun no le quitaba el ojo de encima a Hululu. Se había enamorado. El pingüino extendía sus alas y apuntaba hacia arriba con el pico, una típica postura de cortejo de esta especie. Al terminar la promoción, los cuidadores decidieron dejar a Hululu en la zona de Grape-Kun por temor a una recaída.

“Son situaciones extrañas, pero lo que sí es cierto es que en general los pingüinos son los más fieles de la naturaleza. Seguramente, al ser despreciado por su pareja, como estrategia de supervivencia resultó interesado en esa figura de cartón”, confiesa Carlos Borda, biólogo marino colombiano especialista en pingüinos.

Grape-Kun enfermó y aún así permaneció junto a la muñeca de cartón hasta que falleció. La noticia dio la vuelta al mundo entero y fueron muchos los que se acercaron hasta el zoo para llorar la muerte del pingüino. Hasta el creador de la serie quiso realizarle un homenaje con una nueva ilustración en la que estarán juntos para siempre.

Ilustración de Grape-Kun y Hululu. Foto: @tobuzoo7
Ilustración de Grape-Kun y Hululu. Foto: @tobuzoo7
Siguiente noticia

Diez de los animales más grandes del planeta

Siguiente noticia

La Amazonia, víctima de la explotación minera