Portada » Mamíferos » Pis de lobo para frenar accidentes en carreteras

Pis de lobo para frenar accidentes en carreteras

4
Acciones
Pinterest Google+

Desde el 2013, las carreteras de Cantabria y el País Vasco tienen a un curioso vecino en las cunetas. Unos pequeños botes que contienen un líquido amarillento de mal olor, pis de lobo. Al parecer, se trata de una técnica que se utiliza para ahuyentar a animales salvajes que se cruzan por las carreteras provocando accidentes. En el año 2014, los cruces de animales supusieron 469 accidentes. No hay muchos datos referentes a estas botellas. Se sabe que se comercializan desde Alaska, al noroeste de Estados Unidos, aunque se desconoce el origen del producto. La situación de los criaderos son todo un secreto, aunque aseguran que es un producto cien por cien natural con algún aditivo. “Al ser un producto orgánico que tiene una descomposición muy rápida, añadimos una serie de sustancias para ralentizar la pérdida de sus propiedades”, asegura Sergio Álava, responsable de la empresa comercializadora en España.

¿Funciona? Parece que sí, al menos por el momento. La Diputación de Álava ofreció unos datos claramente reveladores. Los siniestros en carretera por culpa de cruces de animales se habían reducido entre un 50 y un 70 por ciento. La utilización es sencilla, se coloca el pis de lobo en la botella y se hace un agujerito en la parte superior de la misma para que cuando algunos animales salvajes, sobre todo corzos y jabalíes, lo huelan, huyan y no crucen por esa zona. Además de esta medida, también se han utilizado otros repelentes, como el pelo humano o incluso grabaciones acústicas que ahuyentan a estas especies, y otros complementos que atraen a los animales hasta áreas más seguras.

En España está siendo un éxito, y en Estados Unidos, Canadá, Finlandia, Suecia y Japón también han probado el invento. No obstante, el resultado no ha sido tan satisfactorio a largo plazo. Los suecos fueron de los primeros en utilizar el pis de lobo en sus carreteras y comprobaron que a largo plazo las especies se acostumbraban y volvían a cruzar. Lo mismo ocurrió en la isla japonesa de Hockaido, donde luchaban para mantener a raya a los ciervos. En Finlandia se han colocado vallas en los lugares más problemáticos. En otros países como Bélgica y Suiza se han construido pasos elevados para animales. “El hambre es superior. La necesidad que les hace cruzar la carretera es cada vez más fuerte y poco a poco pierden el miedo al olor que les repele”, afirma Luis Lezana, doctor en biología. ¿Lo mejor? Ir alternando métodos para mejorar su eficacia.

Siguiente noticia

Madrevieja, protagonista del Día Mundial del Medio Ambiente con Cepsa

Siguiente noticia

¿Qué ocurre con el Quebrantahuesos?