Portada » Aves » Doce nuevos pollos de águila pescadora en Cádiz

Doce nuevos pollos de águila pescadora en Cádiz

0
Acciones
Pinterest Google+

Doce pollos de águila pescadora han nacido esta primavera en la provincia de Cádiz gracias al proyecto de Endesa y la Fundación Migres para favorecer la reproducción y aumentar el número de ejemplares de esta rapaz, que se extinguió en la península Ibérica a finales del siglo pasado y que, con iniciativas de este tipo, cuenta con una población que crece cada año.

Los doce pollos han nacido de la unión de cinco parejas de águila pescadora, en el embalse de Guadalcacín y en el embalse de Barbate, en sendos nidos instalados por la Fundación Migres para favorecer la reproducción de esta especie, dentro de un programa que cuenta con la colaboración de Endesa. En la provincia de Cádiz hay además otras cinco parejas de águila pescadora que no han tenido crías este año.

La reintroducción del águila pescadora

Representantes de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, cuyo rol ha sido fundamental en la reintroducción de esta especie, junto a los técnicos de Migres y de Endesa, han anillado y marcado hoy en el embalse de Guadalcacín a cinco de estos pollos, a los que se les han practicado pruebas para determinar su sexo, se les han sacado muestras de sangre y se les han hecho análisis biométricos.

Se trata de unas tareas con las que se consigue el control científico de la población de esta especie, así como su seguimiento. De hecho, algunos de los ejemplares que han sido observados criando este año poseen anillas que los identifican como nacidos en Cádiz en años anteriores.

Al anillamiento han asistido también técnicos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, porque dos de los pollos anillados hoy van a ser enviados a la Comunidad valenciana para conseguir implantar parejas reproductoras en esta zona de España.

Extinta en Valencia desde las década de los 50

En efecto, el águila pescadora se extinguió en Valencia en la década de los 50 del siglo pasado y en los últimos tiempos se han detectado ejemplares que pasan por la zona durante el invierno, pero no parejas reproductoras.

A los dos ejemplares que se van a trasladar desde Arcos se le suman otros dos pollos procedentes de Baleares. Las cuatro aves llegarán a la Comunidad Valenciana para ser reintroducidas en el Marjal de Pego-Oliva, entre Valencia y Alicante. Se trata, además de reintroducir esta ave rapaz en la Comunidad Valenciana, de situar en este territorio un nexo de unión entre las poblaciones de águila pescadora existentes en Andalucía y en las Islas Baleares.

Las águilas pescadoras cruzan el Estrecho para invernar en África y regresan al territorio de la Península al inicio de la primavera, para reproducirse. El programa que han puesto en marcha Endesa y Migres en la provincia de Cádiz para favorecer el aumento de la población de esta especie consiste en la instalación de nuevos nidos y posaderos durante el invierno, para ser ocupados progresivamente por las aves en las primaveras sucesivas. Este año, se han instalado cuatro nidos y seis posaderos en Arcos de la Frontera y en el Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

Este proyecto forma parte del Plan de Conservación de la Biodiversidad de Endesa, que, además de tener como meta reforzar la población de esta especie, contribuye al objetivo de conocer el estado poblacional del águila pescadora de cara a su conservación dentro de sus propios hábitats y allí donde interactúe con la actividad de Endesa.

La reintroducción del águila pescadora 

El águila pescadora (Pandion haliaetus) es una rapaz de mediano tamaño, que se extinguió de la península Ibérica a finales del siglo XX. La última pareja que criaba en la provincia de Cádiz dejó de hacerlo en los años 60.

En 2003 se inició en Andalucía el proyecto de reintroducción de esta especie. Fue desarrollado por la Fundación Migres en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Tras la liberación durante 10 años en Huelva y Cádiz de 191 pollos de águilas pescadoras procedentes de Escocia, Finlandia y Alemania, la población ha ido asentándose en distintos embalses de cuatro provincias andaluzas. Actualmente, la población ya cuenta con 17 parejas reproductoras que han sacado adelante una prole de 24 pollos, lo que constata que el águila pescadora vuelve a criar en la península Ibérica.

Diez parejas en la provincia de Cádiz

Diez de estas parejas reproductoras se encuentran en la provincia de Cádiz. Esta expansión, que ha mantenido una progresión creciente, se ve favorecida por ser la Bahía de Cádiz el área de invernada más importante para el águila pescadora en la península Ibérica, lo que implica la presencia de esta especie en el área a lo largo de todo el año.

Una vez reintroducida esta rapaz en Cádiz, los expertos constataron que los ejemplares que nidifican en la zona siguen encontrando carencias de plataformas de nidificación. El proyecto de Endesa y Migres tiene como objetivo cubrir esa necesidad e incluye además la instalación de posaderos para localizar mejor a las águilas que se encuentran en la provincia durante el invierno.

Endesa, dentro de su compromiso con el medio ambiente y la protección del entorno natural, incluye en su proyecto, a través de la Fundación MIGRES, la realización de actividades divulgativas sobre la recuperación del águila pescadora, como charlas informativas y cursos para estudiantes y profesionales que deseen aumentar sus conocimientos sobre esta especie y su conservación.

Siguiente noticia

Enel, líder global en sostenibilidad

Siguiente noticia

Casi 500 especies contabilizadas en el bioblitz del Campo de Gibraltar