Portada » Mundo Marino » La posidonia en Estepona tendrá más zona protegida

La posidonia en Estepona tendrá más zona protegida

2
Acciones
Pinterest Google+

La localidad malagueña de Estepona cuenta con dos grandes praderas de posidonia, que pronto podrían aumentar su extensión. Zonas protegidas que cuentan con la calificación de Lugar de Interés Comunitario en la Red Natura 2000 de Europa. Concretamente se tratan de la Bahía de Estepona y El Saladillo-Punta de Baños. El Ministerio de Medio Ambiente ha propuesto aumentar su extensión con el objetivo de proteger a esta singular planta marina.

Se espera que la zona de Bahía de Estepona se alargue un poco hasta el límite con Punta Chullera. En el caso de El Saladillo-Punta de Baños, se solicita una extensión mayor que alcance al enclave natural conocido como Placer de las Bóvedas. Esto es un importante criadero de especies protegidas. Da la casualidad de que se cumplen diez años del nombramiento de la Bahía de Estepona como Lugar de Interés Comunitario (LIC). Ambas zonas son vulnerables debido a la pesca sin control y a residuos provenientes de la pesca deportiva y vehículos a motor.

Desde el año 2009, ambas praderas están siendo estudiadas y analizadas por un programa de voluntariado, englobado en el proyecto POSIMED-Andalucía y cuyos resultados se vinculan con el proyecto Life Blue Natura. Desde su puesta en marcha, han pasado por este programa más de 300 submarinistas y 650 voluntarios.

La importancia de la posidonia

¿Es realmente tan importante la protección de esta planta? Es la pregunta que muchos se hacen ante la insistencia de que debe ser protegida. La única respuesta es sí. Estas praderas de posidonia son el hábitat de numerosas especies marinas. Aproximadamente habitan en estas praderas más de 400 especies vegetales y 1000 animales. Y no solo habitan, muchas especies utilizan estas zonas para reproducirse y poner sus huevos. Desde esponjas, moluscos, estrellas o caballitos de mar, hasta especies de interés más comercial. Se ha calculado que los beneficios económicos de estas praderas se sitúan en los 14000 euros por hectárea y año. También proporcionan una gran cantidad de biomasa y mucho oxígeno, entre cuatro y veinte litros diarios por metro cuadrado.

Siguiente noticia

Más linces ibéricos gracias a las reintroducciones

Siguiente noticia

El cambio climático y el krill antártico