Portada » Biodiversidad » Prohibido matar osos en Yellowstone

Prohibido matar osos en Yellowstone

1
Acciones
Pinterest Google+

El parque natural estadounidense famoso por sus osos pardos vuelve a estar protegido por la ley.

Así lo ha decidido el juez Dana Christensen, que trabaja en un tribunal de distrito de Montana, después de que el abogado Tim Preso, del bufete de abogados ambientalistas EarthJustice, presentase la petición ante la justicia. Los osos pardos que viven en el popular parque y sus alrededores volverán a estar de nuevo en la lista de especies en peligro de extinción, después de 44 años en los que ha estado permitida su caza. Una de las principales consecuencias de esta medida es la cancelación inmediata de la cacería deportiva de osos pardos en los estados de Wyoming e Idaho.

“Este es un caso que será conocido y es una parte importante del legado de la conservación estadounidense. Hizo lo que tiene que hacer un juez: aplicar la ley sin ser influenciado por la política”, declaraba Preso tras conocerse la decisión del juez. Una decisión que quedará en la historia de una comunidad tradicionalmente cazadora.

La necesidad de terminar con más de cuatro décadas de caza del oso pardo está motivada por la merma descontrolada y alarmante de la especie en los últimos años, causada por la ambición de los cazadores con respecto a este tipo de osos. Además, la situación se ha visto agravada por las consecuencias directas del cambio climático sobre un alimento base en la dieta de los osos, las semillas que se encuentran dentro de las piñas de corteza blanca.

La población de los osos de Yellowstone vive aislada del resto de grupos de osos de las montañas de esta zona del país, lo que los convierte en un blanco más vulnerable. Este tipo de medidas son fundamentales para que la especie, de la que actualmente se cuentan unos 700 ejemplares en el parque, llegue al próximo siglo formando parte de este entorno.

Siguiente noticia

La salamandra tiene un solo motivo para moverse

Siguiente noticia

Change the change, San Sebastián 2019