Portada » Planeta » Quince nuevos lugares en la UICN

Quince nuevos lugares en la UICN

3
Acciones
Pinterest Google+

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por sus siglas, UICN, es el mayor foro conservacionista mundial.

Nada menos que 250 candidaturas a formar parte de la lista ha tenido que enfrentar el organismo. “Hay 215.000 áreas protegidas en el mundo. No necesitamos incluir todas en la Lista Verde. A la larga muchas no podrán ser inscritas porque no cumplen uno u otro requisito. Solo necesitamos que un 10 por ciento se inscriba para incentivar a las otras a mejorar sus prácticas”, explicaba el director del Programa Global de Áreas Protegidas de la UICN, Trevor Sandwith, que tiene como principal objetivo que alrededor de 1.000 áreas protegidas entren en el programa de aquí a poco más de un año, en 2020.

Según afirman desde la propia UICN, “países como Australia, Costa de Marfil, Kenia, Malasia y Madagascar, así como el estado norteamericano de California, se han comprometido a presentar propuestas de inscripción de más sitios para la Lista Verde de la UICN en un futuro próximo”. El mismo comunicado añade que “California está priorizando sus 124 áreas protegidas marinas, mientras que Europa está estudiando cómo implementar el estándar en toda su red de áreas protegidas, Natura 2000”.

El programa se trata por tanto, no de una plataforma con fines de protección medioambiental, sino que busca incentivar las buenas prácticas con el medio ambiente. “Es fácil ser pesimista y alertar de los peligros. Nosotros creemos que es más poderoso encontrar buenos ejemplos que inspiren a sitios de todo el mundo para que mejoren su gestión”, argumenta Sandwith.

Entre las nuevas incorporaciones a la lista se encuentran: la Cordillera Azul, en el centro de Perú; la zona marina del archipiélago de Espíritu Santo, el Parque Nacional Ras Mohammed, en el extremo sur de la península del Sinaí, y la reserva natural de las Tierras Australes Francesas cerca de la Antártida.

Siguiente noticia

145 ballenas varadas mueren en Nueva Zelanda

Siguiente noticia

El miedo y el sexo en los roedores