Portada » Mundo Marino » La recuperación de las ballenas

La recuperación de las ballenas

0
Acciones
Pinterest Google+

La caza de ballenas en el hemisferio sur sigue siendo todo un quebradero de cabeza para muchos. Acciones que pusieron cerca de la extinción a estos mamíferos y que, pese a las medidas de protección, no permitirán que algunas de sus poblaciones se recuperen dentro de casi noventa años.

Es lo que se destaca de un estudio publicado en Australia por Viv Tulloch, de la Universidad de Queensland y de CSIRO. “Nuestra predicción es que la ballena azul (Balaenoptera musculus), la ballena franca austral (Eubalaena australis) y el rorcual común (Balaenoptera physalus) llegarán a menos de la mitad de su número previo a la explotación en 2100 debido al lento ritmo de crecimiento y la intensidad de su caza histórica“, ha comentado Tulloch. Por el contrario, la evolución de la población de yubartas o ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) muestra síntomas positivos y se espera que se recuperen completamente para el 2050.

Estudiando las ballenas

El estudio se basa en el análisis de datos recogidos de la caza de las ballenas, su acceso a los alimentos y los efectos que produce el famoso cambio climático. Y aún deja algunas incógnitas sobre la recuperación de especies como la ballena Franca Austral, cuya población se redujo a 300 ejemplares antes de que se pusieran en marcha las medidas contra la caza de cetáceos.

Para la realización de esta investigación se han basado en un modelo denominado MICE. Este modelo combina datos poblacionales de las ballenas desde 1890 hasta nuestros días, contrastándolos con la cantidad de comida disponible y las condiciones de los océanos.

Solo hay 83 especies de ballenas en todo el planeta. De ellas, diez son de gran tamaño y habitan las aguas del hemisferio sur y siete se alimentan cerca de la Antártida en verano, criando en aguas tropicales en invierno y primavera. Por eso es importante conocer la proyección de estas especies. “Las proyecciones del número de las ballenas del Hemisferio Sur son cruciales para la gestión y conservación y esta investigación contribuye a resolver ciertas incógnitas sobre su recuperación”, ha explicado Eva Plagnayi, coautora del estudio.

Siguiente noticia

Eclipse solar: el evento astronómico del 2017

Siguiente noticia

Se busca al árbol europeo del año