Portada » Biodiversidad » Reservas de la biosfera con sabor latino

Reservas de la biosfera con sabor latino

0
Acciones
Pinterest Google+

La Unesco continúa nombrando reservas naturales de la biosfera. En total son ya 686 ñas reservas que se extienden a través de 122 países. En su último nombramiento el pasado 26 de julio en París, la Unesco otorgó esta categoría a 24 espacios donde dos de esos parques tienen mucho sabor latino. Por un lado la reserva española de Ponga, en Asturias, y por otra la de Chocó Andino, de Pichincha, situada en el noroeste de Ecuador.

“Estas reservas son laboratorios de interacción armoniosa entre la población y la naturaleza que permiten el avance de los conocimientos científicos y de las poblaciones autóctonas”, ha explicado Audrey Azoulay, directora general de la Agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

A principios de semana, en Indonesia, el Consejo Internacional de Coordinación del Programa de la Unesco sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) aprobó otras 22 reservas de la biosfera. Son áreas situadas en países diversos, como China, Emiratos Árabes Unidos, Rusia, India, Indonesia, Burkina Faso, Eslovenia, Irán, Italia, Kazajstán, Madagascar, Corea del Sur, Coreal del Norte, Tanzania, Sudáfrica, Mozambique y Moldavia. Precisamente, estos dos últimos países han inscrito parque por primera vez en el listado.

Reservas de la biosfera: Ponga (España)

En la cordillera cantábrica, una zona muy poco poblada, se ubica la reserva de Ponga. “Integrada por vastos bosques de abedules y por bosques mixtos con sicomoros, alisos, fresnos, castaños, robles y avellanos” con unos “verdes valles profundos que parecen trepar hacia las cumbres dando una sensación de vértigo”, ha especificado la propia Unesco. Esta reserva alberga muchas especies de animales, algunas en peligro de extinción, como es el caso del oso pardo, el urogallo, el lobo gris y el águila real.

España suma con esta 49 áreas consideradas como reservas de la biosfera. Esta categoría ofrece una protección y un control mayor para su fauna y flora.

Reservas de la biosfera: Chocó Andino de Pichincha (Ecuador)

En el otro lado del mundo, en Ecuador está la reserva chocó andino de Pichincha. Esta “alcanza alturas de entre 360 y 4.480 metros sobre el nivel del mar” y engloba “el bosque húmedo del Chocó-Darién y es una región de muy alta biodiversidad, que alberga casi 270 especies de mamíferos”, explica la Unesco. Son especies como el oso de anteojos (Tremarctos ornatus), el mono aullador de manto ecuatoriano (Alouatta palliata), la pacarana (Dinomys branickii) o especies endémicas como el tucán del Chocó o la rana cohete de Pichincha.

Además, “los cerca de 880.000 habitantes de esta reserva de la biosfera viven en su mayoría de la producción de fruta y verdura, así como de la caña de azúcar, la piscicultura, la ganadería y el pequeño comercio”, cita la Unesco.

Con esta son siete las reservas de la biosfera de la Unesco con las que cuenta Ecuador.

Siguiente noticia

11,2 kilogramos de plástico reciclado por cada español

Siguiente noticia

Un pie de dinosaurio de metro y medio