Portada » Mamíferos » La caza furtiva del rinoceronte desciende en Sudáfrica

La caza furtiva del rinoceronte desciende en Sudáfrica

1
Acciones
Pinterest Google+

El mundo animal puede respirar algo más tranquilo en Sudáfrica. La caza furtiva de rinocerontes en este país ha descendido considerablemente en los primeros meses de 2016. Según informa la policía del país africano, de enero a abril de 2016, se han registrado un 26 por ciento menos de ejemplares de esta especie cazados de forma ilegal.

En el comunicado, las autoridades sudafricanas explican que «en lo que llevamos de año, 165 rinocerontes han sido abatidos, lo que supone una reducción de 60 rinocerontes comparado con el mismo período del año pasado». Aunque la cifra sigue siendo preocupante, es un pequeño aliciente para los que luchamos por la conservación de la naturaleza en peligro, ya que Sudáfrica alberga al 80 % de la población mundial de estos mamíferos.

Esta bajada sigue la tendencia de 2015, en el que se registraron 40 rinocerontes menos abatidos furtivamente respecto a 2014. El pasado año fue el primero en que el impacto de esta actividad descendía desde 2007. A partir de entonces, la proliferación de la caza ilegal de esta especie daba cada año resultados más alarmantes, llegando a alcanzar cifras superiores al millar de ejemplares.

¿Por qué la caza furtiva de rinocerontes?

El motivo principal de que esta práctica esté tan extendida es el gran valor del cuerno de los rinocerontes. En Asia hay países en los que se consideran una especie de bien sagrado, con poderes curativos y afrodisíacos y asociados a la buena suerte. Además, son un símbolo de poder y estatus social en países como China o Vietnam, donde se paga por ellos más que por el oro. 

«Operación Rinoceronte» contra los furtivos

Durante el mes de Abril de 2016, la Policía de Sudáfrica, el Ejército y los guardas de la Autoridad de Parques Nacionales han llevado a cabo la «Operación Rinoceronte«, un dispositivo en contra de la caza furtiva en el país. El resultado de la misma ha sido la detención de 49 furtivos y la confiscación de 45 armas y seis vehículos, además de varias cargas de munición y silenciadores.

A pesar de estas buenas noticias, aún queda mucho por hacer. Debemos seguir luchando día a día por terminar con actividades como esta, que ponen en peligro la conservación de los elementos de nuestra naturaleza.

Siguiente noticia

Dos linces más liberados en Toledo

Siguiente noticia

El calentamiento en el Ártico y la supervivencia de las aves