Portada » Planeta » Decreto de sequía para el río Guadiana

Decreto de sequía para el río Guadiana

1
Acciones
Pinterest Google+

La situación actual en la que se encuentra el río Guadiana en la región castellano manchega es de sequía constante. Por ello, Emiliano García-Page, presidente de la comunidad, ha exigido al Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente una solución. Se trata de un decreto de sequía igual al que se estableció en los ríos Júcar y Segura. Es una decisión imprescindible, ya que la zona necesita de «medidas excepcionales que compensen en dinero», dice el líder del PSOE.

El argumento que ha utilizado es que el 90 por ciento de los beneficios anti sequía se van justamente donde no hay agua y que la industria manchega se basa en el campo. El sector primario de la región ha experimentado en los últimos años una evolución creciente. Así, puesto que la industria se ha convertido en un plan rural, García-Page solicita una solución para mantenerla.

Por otro lado, destaca la evolución del sector agroalimentario gracias al esfuerzo extraordinario de las cooperativas que, como la de Dcoop-Baco, reparten entre sus socios el éxito y el beneficio. El presidente reitera en esta exigencia que “vivir en un pueblo no es síntoma de antigüedad” ya que el campo “no es el pasado”. De hecho, “no habrá buen futuro si no hay más campo«.

Río Guadiana

El Guadiana es el cuarto río más caudaloso de la península ibérica, y también el más largo, con más de 700 kilómetros que recorren España y Portugal. Su nacimiento se produce en los famosos Ojos del Guadiana, en la localidad ciudadrealense de Villarubia de los Ojos. Se trata de pequeñas fuentes naturales que emanan de la tierra y desaparecen subterráneamente. De estos «ojos» surgen, a pocos kilómetros, las Lagunas de Ruidera, situadas en las provincias de Ciudad Real y Albacete. Se trata de 16 humedales separados y conectados por barreras tobáceas. El agua pasa de una laguna a otra a través de cascadas, arroyos y saltos de agua, ocupando una superficie de 3.777 hectáreas.

 

Siguiente noticia

El flamenco más grande

Siguiente noticia

Kiowa, madre de una bella camada de linces