Portada » Biodiversidad » Se ha creado la ‘basuraleza’

Se ha creado la ‘basuraleza’

0
Acciones
Pinterest Google+

Basuraleza es un término que acaba de aparecer por la necesidad de poner nombre a un concepto muy claro: residuos generados por el ser humano y abandonados en la naturaleza.

No es para tomarlo a broma. Esta generación de residuos está empezando a tener consecuencias muy graves, literalmente monstruosas, en el ecosistema. La prueba es una tortuga boba que ha hecho saltar las alarmas de los ecosistemas a orillas del Pacífico en Colombia. La cría hallada de esta especie tenía dos cabezas. Un periodista que se hizo eco del hecho consultó a un especialista medioambiental, que no dudó en señalar a los residuos tóxicos que los animales ingieren durante el periodo de gestación y que tienen este tipo de consecuencias, por otro lado, fatales, ya que estas crías tienen pocas posibilidades de sobrevivir.

Pero el caso de las tortugas bobas no es el único. Un estudio llevado a cabo por Instituto Alfred Wegener para la Investigación Polar y Marina cifra en unas 1.400 las especies marinas y acuáticas afectadas por la basuraleza, que también afecta al 90% de las aves marinas al ingerir plásticos de bolsas y envases.

Y lo peor es que la basuraleza no para de generarse. Es muy difícil de parar a menos que haya una toma de conciencia global y radical. «La basuraleza también es cada colilla, cada papel de aluminio para el bocata o cada envoltorio que se abandona en la naturaleza», señala Federico García, responsable del área Social de SEO/BirdLife.

Ha sido el Proyecto Libera el encargad0 de acuñar el término con el fin de combatirlo. De ponerle nombre a una situación preocupante para poder combatirla. Con ello quieren «llegar a toda la población para que entiendan la amenaza real que supone la basuraleza en el entorno. Ellos son, tanto parte del problema, como parte de la solución». Y es que estamos, sin duda, ante uno de los problemas más graves y que peores consecuencias está trayendo a la genética de las especies y la biodiversidad faunística del planeta. Pese a ello, Nieves Rey, directora de Comunicación y Marketing de Ecoembes, se muestra optimista: “Todavía estamos a tiempo de revertir esta situación”.

Siguiente noticia

Medellín acoge la cumbre mundial de la biodiversidad

Siguiente noticia

Adiós al último macho de rinoceronte blanco del norte