Portada » Biodiversidad » Semillas contra el incendio de Doñana

Semillas contra el incendio de Doñana

2
Acciones
Pinterest Google+

Un vivero de San Jerónimo, en Sevilla, es el encargado de salvar la zona de Moguer –en el entorno de Doñana–, que se vio afectada por un incendio durante el verano de 2017. La Junta de Andalucía ya trabaja en este espacio con más de 1.335 kilos de semillas con el objetivo de reforestar la zona quemada. No obstante, los trabajos no comenzarán antes del otoño de 2018, ya que primero es necesario ver cómo reacciona el entorno de forma natural.

Estas semillas proceden de la primera actividad de voluntarios que se ha realizado en Doñana en agosto. Se recolectaron semillas de camarinas en la Laguna del Jaral, para que fuesen las futuras plantas de esta restauración forestal.

Las semillas en la reforestación

José Fiscal, consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, ha explicado que la decisión sobre las plantas que se van a sembrar dependen de los estudios científicos que realiza un grupo de expertos. La idea es diversificar la zona con especies que no favorezcan la propagación de los incendios y que soporten mejor el cambio climático. Es decir, especies que toleren mejor la subida de temperaturas. No obstante, las plantas que había antes del incendio también tendrán su protagonismo.

Semillas de enebros, sabinas, alcornoques, encinas, pinos piñoneros, tomillo, lavanda y helechos –algunos de estos en peligro o en estado vulnerable– son las que se están tratando en el vivero de San Jerónimo. También se han recogidos semillas de plantas autóctonas del bosque del Mediterráneo y de algunos ecosistemas litorales. Es el caso de las fanerógamas, las coníferas y alguna vegetación arbustiva como la camarina, el barrón o los brezos.

Pasos a seguir en la reforestación

El primer año hay que esperar a ver cómo reacciona de manera natural el medio quemado. Esto forma parte de un protocolo estatal que comparte la Junta de Andalucía. Es necesario ver cómo se recuperan las plantas que no han sido dañadas totalmente por el incendio. Los trabajos para estabilizar la zona ya están en marcha con el objetivo de evitar la erosión y que el viento y las lluvias empeoren la situación.

Es importante destacar que ya hay más de 8.000 voluntarios que se han inscrito a través de la web de la Conserjería para ayudar a recuperar ambientalmente Doñana.

Siguiente noticia

El leopardo de las nieves, en peligro

Siguiente noticia

Futuro Parque Nacional Traslasierra