Portada » Lince » Siete veces lince

Siete veces lince

1
Acciones
Pinterest Google+

Uno, dos, tres y así hasta siete. Siete es el número por el que se ha multiplicado la población de lince ibérico en las últimas dos décadas. ¿Buena noticia? No, buenísima. Veinte años de trabajo y colaboración entre las administraciones, que han servido para evitar la extinción de uno de los felinos –o el que más– de España, el lince ibérico, del que ya se contabilizan casi setecientos ejemplares.

El peligro del lince ibérico sigue latente. Pero su grado de amenaza se ha visto reducido de forma considerable en casi veinte años. Para hacer cuentas viajamos en el tiempo al año 2002. Por aquel entonces solo había 94 ejemplares en libertad. En el último censo –datos de Iberlince–, de 2018, se ha detectado la presencia de 686. Mientras que en 2002 solo había dos poblaciones de lince –Doñana y Andújar– con una superficie de 125 kilómetros cuadrados, en 2018 la superficie subía a los 3 064 kilómetros cuadrados repartidos por Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y el sur de Portugal.

Proyecto Life Iberlince

Este último no es uno cualquiera, porque el proyecto Life Iberlince terminó en 2018 y con este censo se cierra un ciclo dentro del programa. “El proyecto ha supuesto un hito importante en la conservación de la especie ya que, con él, se ha iniciado la recuperación de la distribución histórica en Portugal y España mediante la reintroducción en áreas bien conservadas donde se han realizado minuciosos trabajos de selección y preparación”, explica la organización en el documento. El siguiente objetivo es que las poblaciones existentes dentro de la Península refuercen su unión. Se espera que la Comisión Europea apruebe en junio un nuevo proyecto Life, tras los tres que se han encadenado de forma consecutiva desde 2002.

En el año 2015 la Unión Interanacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) rebajó el nivel de amenaza del lince ibérico de «peligro crítico» a «peligro». La idea es que a mediados de la próxima década pase a «vulnerable». En todo esto, el programa europeo Life ha sido la gran clave. Durante este siglo han sido cerca de cien los millones de euros aportados por la Unión Europea y las Administraciones españolas para este programa. Fondos que han permitido crear una red de cuatro centros de cría en cautividad y las posteriores reintroducciones en zonas donde estos felinos vivían antes de su declive a mediados del siglo XX.

Números del lince

Este programa ha conseguido una tasa de supervivencia del 69% de los ejemplares reintroducidos durante su primer año en libertad. Este porcentaje supera el 50% de supervivencia que se había establecido hace una década. Sin embargo, las amenazas continúan. En el área de trabajo del programa se han registrado 277 muertes de linces entre 2011 y 2018. Más de la mitad (146) fueron por atropello y el cincuenta por ciento de esos atropellos se produjeron en seis carreteras. “La experiencia demuestra que hay actuaciones preventivas relacionadas con el mantenimiento de los márgenes de las carreteras y vallados de autovías, limpieza de drenajes y obras transversales y radares de tramo que no solo evitarán atropellos de fauna, sino que contribuirán a una mayor seguridad vial”, concluye el documento.

Queda trabajo por hacer, pero es innegable mostrar una sonrisa tras leer noticias como esta. La recuperación del lince ibérico.

 

Siguiente noticia

Día Mundial del Reciclaje

Siguiente noticia

¿Sabes qué es el 'bycatch'?