Portada » Lince » Sin fondos para el lince ibérico, 17 años después

Sin fondos para el lince ibérico, 17 años después

3
Acciones
Pinterest Google+

Duro varapalo para el lince ibérico. Diecisiete años después, se queda sin la protección que garantizan los fondos europeos. Es uno de los símbolos del medio ambiente en España y por primera vez desde 2002 no contará con esa ayuda. La Comisión Europea ha rechazado el cuarto proyecto Life redactado y presentado por la Consejería de Medio Ambiente del anterior gobierno de la Junta de Andalucía.

Cabe recordar que la tercera fase de Life finalizó en diciembre de 2018. En esta cuarta fase, veintidós socios la avalaban y se preveía una inversión de aproximadamente 27 millones de euros. De esa cifra, la UE tendría que haber proporcionado entre el sesenta y el setenta y cinco por ciento. Lo demás corría a cargo de los colaboradores como Castilla-La Mancha, Extremadura, Portugal y WWF, entre otras.

Errores financieros

La negativa de la UE se debe a errores financieros del documento presentado en enero de 2019. Así lo han asegurado a El Mundo fuentes cercanas al proyecto. Ahora se prepara una reunión de urgencia para elaborar un nuevo expediente que enmiende los errores y sea presentado de nuevo a la Unión Europea. Este expediente debe presentarse en junio de 2019.

No obstante, desde el gobierno andaluz se ha querido garantizar la continuidad de las actuaciones previstas para la conservación y protección del lince ibérico gracias a un nuevo proyecto. Este debe ser aprobado y puesto en marcha a principios de 2020. Para evitar la interrupción de estas acciones, la Junta ha destinado fondo propios al plan.

El estado del lince ibérico

El peligro del lince ibérico sigue latente. Pero su grado de amenaza se ha visto reducido de forma considerable en casi veinte años. Para hacer cuentas viajamos en el tiempo al año 2002. Por aquel entonces solo había 94 ejemplares en libertad. En el último censo –datos de Iberlince–, de 2018, se ha detectado la presencia de 686. Mientras que en 2002 solo había dos poblaciones de lince –Doñana y Andújar– con una superficie de 125 kilómetros cuadrados, en 2018 la superficie subía a los 3 064 kilómetros cuadrados repartidos por Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y el sur de Portugal.

El éxito del programa Life está fuera de toda duda. Gracias a este proyecto el lince ibérico ha pasado de estar en peligro crítico de extinción a estar en peligro de extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Siguiente noticia

Los colores de la naturaleza, en peligro

Siguiente noticia

Día Mundial del Medio Ambiente 2019