Portada » Mundo Marino » Tiburones en el Mediterráneo: una llamada a la acción

Tiburones en el Mediterráneo: una llamada a la acción

0
Acciones
Pinterest Google+

¿Sabías que más de la mitad de las ochenta especies de tiburones y rayas del Mediterráneo están amenazadas? ¿Y que casi un tercio de ellas está en peligro de extinción? Son datos proporcionados por WWF en su estudio Tiburones en el Mediterráneo: una llamada a la acción. La sobrepesca se sitúa como la principal amenaza.

«Los tiburones y rayas dominaban el Mediterráneo pero en la actualidad están en riesgo de desaparecer», explica Raúl García, coordinador de pesquerías de WWF. Para él, España debe tener un papel clave en la conservación de estas especies en esta parte del planeta. El futuro de estas especies depende de una rápida actuación a escala regional.

España y la caza de tiburones y rayas

Libia y Túnez se sitúan a la cabeza en cuanto a la captura de tiburones en el Mediterráneo. Unas 4 260 toneladas en Libia y 4 161 toneladas en Túnez. Cifras que casi llegan a multiplicar por cuatro las capturas realizadas por España. Sin embargo, «España es el mayor importador y exportador de estos animales de todo el Mediterráneo, y uno de los mayores comercializadores del mundo, solo superado por Corea», alerta WWF.

En el informe, además de la sobrepesca hablan de otras causas que pueden estar contribuyendo al peligro de tiburones y rayas. Desde el desarrollo urbanístico mal planificado, hasta el turismo masivo, pasando por la contaminación y el mal de los plásticos. Precisamente el tema de los plásticos en los océanos, que es prioritario en los últimos años, también afecta a los tiburones.

¿Cómo se puede solucionar? En el estudio proponen varias vías para frenar el peligro, como cerrar las zonas donde hay una interacción alta con las especies amenazadas, proteger zonas esenciales en su ciclo de vida, evaluar el estado de sus poblaciones y conseguir más información sobre su distribución y zonas de reproducción.

«El reto es inmenso, pero si logran recuperar las poblaciones de tiburones y de rayas, habrán salvado el ecosistema Mediterráneo, asegurando la funcionalidad del mismo en su conjunto», concluye Raúl García.

Las redes fantasma

Otro de los grandes problemas que sufren los tiburones en el planeta es el de las redes de pesca desechadas. Miles de tiburones fallecen al año asfixiados por estas redes. Una cifra que aporta la investigación de la Universidad de Exeter que publica Endangered Species Research.

Para el estudio se han revisado documentos académicos con informes de 557 tiburones y rayas enredados en plástico. Abarcan treinta y cuatro especies en los océanos, Atlántico, Pacífico e Índico. Por otro lado los investigadores también registraron en redes sociales setenta y cuatro informes de enredos nuevos –sin registrar oficialmente– en los que están involucrados 559 tiburones y rayas de veintiséis especies diferentes, incluidos tiburones ballena, tiburones blancos, tiburones tigre, toro y peregrinos.

En ambas fuentes de datos, las redes fantasma fueron las principales causantes de las muertes. «Debido a las amenazas de pesca excesiva de tiburones y rayas, y la captura accidental durante la pesca de otras especies, el tema de los enredos tal vez ha quedado un poco por fuera de foco. Por esta razón nos propusimos remediar esto. Nuestro estudio fue el primero en utilizar Twitter para recopilar dicha información, y nuestros resultados del sitio de redes sociales revelaron enredos de especies, y en lugares, no registrados en los documentos académicos», explica el profesor Brendan Godley, coautor del estudio.

Siguiente noticia

No le abandones. Él nunca lo haría

Siguiente noticia

La extinción acecha al lince balcánico