Portada » Ciencia » Transformar materia orgánica en hidrógeno

Transformar materia orgánica en hidrógeno

1
Acciones
Pinterest Google+

El hidrógeno es un biocombustible limpio, que puede usarse para muchas cosas. Como por ejemplo, para la producción de energía eléctrica. La Academia Mexicana de Ciencias (AMC) ha explicado que la investigadora Elvia Inés García Peña, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), ha conseguido transformar materia orgánica en hidrógeno. Además, también ha creado otros productos derivados, amigables con la naturaleza, como pigmentos y bioplásticos.

Tecnología para transformar la materia orgánica

“La fermentación oscura es el primer proceso que permite transformar los residuos sólidos orgánicos en metano, hidrógeno y ácidos grasos de cadena corta. Estos ácidos son utilizados para seguir generando más productos”, ha explicado la investigadora. “Encontramos microorganismos que son fotosintéticos, así que en una fase lumínica los ácidos de cadena corta se transforman en productos como bioplásticos o polihidroxialcanoatos con características muy interesantes. De manera adicional, estos organismos, al ser fotosintéticos, generan coloración, misma que se utiliza como pigmento”, ha expresado García Peña.

Los  expertos son conscientes de que crear una planta generadora de hidrógeno a grandes dimensiones es algo muy costoso y difícil. Por ello, García Peña comenzó a trabajar con la Universidad de Veracruz para implementar pequeños biorreactores en comunidades productoras de café y en áreas de campesinos. El objetivo es generar bienestar en zonas concretas y dar a conocer el proceso a todos los sectores implicados.

Plásticos orgánicos como prótesis

“Se utilizan insumos domésticos, muy fáciles de conseguir porque con un reactor totalmente equipado sería difícil su operación. Es por lo que estamos tratando de implementar procesos sencillos, robustos, que cualquier persona pueda operar. Hay interés en generar hidrógeno a partir de algas o bacterias, por lo que otro reto es formar gente y acercarnos a las comunidades para empezar a implementar nuestras tecnologías”, ha señalado la investigadora.

Los plásticos orgánicos obtenidos pueden utilizarse como material sintético cotidiano, aunque con mejoras. Son muy resistentes, por lo que pueden utilizarse como prótesis, pero además, su origen microbiano permite una mejor adaptación del cuerpo y los tejidos.

El tema es estudiado en profundidad por científicos e investigadores de otros países. Dos grupos de Australia y de Estados Unidos se han puesto en contacto con la doctora en biotecnología por la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Iztapalapa para mostrar su interés.

Siguiente noticia

Iberdrola ofrece energía verde a Nike Europa

Siguiente noticia

La huella ecológica de tu ciudad gracias a Google