Portada » Aves » Un águila calzada muere de un disparo en La Rioja

Un águila calzada muere de un disparo en La Rioja

0
Acciones
Pinterest Google+

SEO/Birdlife ha denunciado la muerte por disparo de un águila calzada, Tricia, localizada muerta el pasado 8 de noviembre, gracias al emisor satélite que portaba tras haber sido marcada dentro del programa Migra de SEO/BirdLife, que cuenta con la colaboración de la Fundación Iberdrola. La pérdida de la señal del emisor hizo sospechar que algo había ocurrido y el hallazgo del cadáver revelaba la muerte de este ejemplar.

Se trata de una hembra adulta de águila calzada que fue marcada el 8 de julio de 2013 con un emisor satélite gracias a la colaboración del Gobierno de La Rioja y que esta primavera tuvo dos pollos en su nido sobre un chopo, que volaron a fin de la temporada de cría.

En los días posteriores al marcaje, Tricia se movía por su territorio riojano y por la parte alta de la cuenca del río Ebro, pero el 15 de agosto la señal que emitía su aparato desapareció súbitamente. Ante la sospecha de que podía haber pasado algo al animal, los agentes forestales visitaron la zona donde se localizaban las últimas señales, pero no encontraron nada, ni emisor, ni cadáver. Más de dos meses más tarde, a principios de noviembre, el emisor de Tricia vuelve a dar algunas señales, prácticamente en la misma zona que sus últimas localizaciones.

Y es el 8 de noviembre cuando el personal del Gobierno de La Rioja visita de nuevo el paraje y localiza el cadáver de Tricia: piel, restos óseos y plumas, que reconocen tanto por la anilla metálica como el emisor satélite que porta. El panel solar del emisor estaba expuesto al sol, por lo que volvió a dar algunas señales. El cadáver se encontraba en la superficie de la tierra recientemente labrada, por lo que es posible que estuviera más tapado y no diera señales hasta quedar al descubierto.

El examen radiológico realizado en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Fombera mostró los diversos perdigones y certificó que la muerte de la rapaz se debía a las lesiones causadas por un disparo, que impidieron el vuelo del ave desde el mismo momento de recibir el impacto. El disparo que mató a Tricia, tuvo lugar durante el periodo de caza de la media veda, que justo comenzó esta temporada el 15 de agosto.

Una práctica ilegal y un delito

La muerte de Tricia supone un triste ejemplo más de un problema de conservación que desafortunadamente aún sufren nuestras rapaces, ya que como explica SEO/Birdlife cada año, durante el periodo hábil de caza de la media veda, se producen cientos de ingresos de rapaces en centros de recuperación de fauna, a causa de disparos.

Las pruebas teórico-prácticas a las que son sometidos los cazadores riojanos para obtener su licencia de caza en la región, garantizan que estos cazadores conozcan las especies cinegéticas y protegidas, pero parece que no es suficiente y hace falta aumentar su formación y concienciación ante este tipo de delitos muy graves.

En España, de acuerdo con el vigente Código Penal, disparar a las aves rapaces es un delito y el castigo por esta práctica ilegal podría llegar a ser de dos a cuatro años de prisión, inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar. De hecho, la guardería forestal del Gobierno de La Rioja ha presentado denuncia de los hechos, abriéndose actuaciones previas que podrían dar lugar a su remisión al órgano judicial competente.

Siguiente noticia

Localizan más de 350 especies en el Banco de Gorringe (Portugal)

Siguiente noticia

Estudian a los pingüinos para ampliar el conocimiento del cambio climático