Portada » Un mes después del vertido en la bahía de Algeciras

Un mes después del vertido en la bahía de Algeciras

0
Acciones
Pinterest Google+

Hace ya un mes y medio que las playas de Algeciras volvieron a vivir el capítulo de un vertido de petróleo en sus costas. Las manchas en zonas del Parque Natural del Estrecho fueron visibles durante largos días y la principal víctima fue la población de delfines que se encuentra situada en la bahía de Algeciras. Una nueva historia donde siempre pagan los que no tienen culpa.

Los trabajos de limpieza han permitido eliminar la totalidad del vertido oleoso en la naturaleza que afectó a las playas de Algeciras pero ¿quién puede vaticinar que no vuelvan a producirse escapes de las empresas del entorno? La zona se encuentra inundada en su paisaje de factorías dedicadas a la refinería de petróleo, pagando siempre las poblaciones que viven en la zona. Además en este caso concreto el escape provocó que la población desapareciera durante varios días de la zona. “Las señales de ecolocalización por las que se comunican los delfines comunes permitió que la totalidad de los ejemplares se alejara de la zona para no ser víctimas del vertido”, destaca Elena Bolaños, trabajadora de la empresa de avistamiento de Turmares que hace recorridos por la zona.

Por otro lado, la situación de las aguas en estas zonas cálidas ha permitido que la población de delfines comunes se haya establecido en esta come área como residente, teniendo algunas anomalías físicas por la contaminación. “Algunos aparecen sin aleta dorsal o el hocico deforme por culpa de la cotaminación de la naturaleza”. Todo ello signos de la huella humana en una zona de costa donde los delfines comunes necesitan establecerse como zona de alimentación.

No sabemos con certeza cuando volvería a ocurrir otro incidente, o que sí esta asegurado, que la contaminación humana provoca graves declives en los episodios de vida de los cetáceos.

Siguiente noticia

Circe apuesta por la protección de los cetáceos en el Estrecho de Gibraltar

Siguiente noticia

Los bosques “escalan” por el calentamiento global