Un microbio le gana la carrera al guepardo

Guepardo

Los 110 kilómetros por hora que alcanza el guepardo no son nada, en relación con su tamaño, al lado de la arquea, un tipo de microorganismo unicelular que es capaz de recorrer en un segundo una distancia 500 veces su volumen.

Además de la velocidad, otro aspecto peculiar de las arqueas es su hábitat, pues se encuentran sobre todo junto a fuentes de hasta 400 grados celsius en el lecho oceánico. Y es precisamente su velocidad la que le permite vivir en estas aguas, ya que si fueran más lentas, podrían salir despedidas por el chorro de agua de las fumarolas negras a la superficie del océano.

Otra singularidad que han detectado los científicos en estos microorganismos es que pueden variar su movimiento, ya que son capaces de moverse tanto en línea recta como en zigzag, una habilidad que los capacita para detectar las condiciones de agua óptimas. Efe

Tags: