Portada » Lince » Un lince ibérico corretea al ser liberado

Un lince ibérico corretea al ser liberado

0
Acciones
Pinterest Google+

El programa Iberlince sigue dando sus frutos. El 13 de mayo de 2016, Mistral ­–un macho de lince ibérico– pudo recorrer el monte gracias a su liberación en el Parque Natural del Valle del Guadiana. Este espacio se encuentra situado en la región lusa de Mértola. El macho Mistral fue criado en cautividad en Zarza de Granadilla, Cáceres. Ya son dieciocho ejemplares liberados desde que en 2015 se estableció el programa de reintroducción del felino en esta zona de Portugal. Es el quinto en lo que va de año en 2016.

Para asegurar la supervivencia a largo plazo de este fantástico felino en el mundo –el más amenazado según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)– las poblaciones de linces deberían estar conectadas. De esta manera podrían pasar de Doñana a Sierra Morena, por ejemplo. Si esta acción no se lleva a cabo, se desarrollarían problemas genéticos de la especie. Ramón Pérez de Ayala, responsable del proyecto Iberlince en WWF España, explica que con los datos que facilita el GPS que llevan incorporados los linces se controla algo más, pero hay poco conocimiento sobre la dispersión en grandes distancias. Un hecho a tener en cuenta es que cuando un lince recorre un largo camino, muchos otros ejemplares le siguen.

El programa Iberlince está haciendo que varios linces ibéricos sean liberados en España y Portugal, además de que nazcan nuevos cachorros. Los últimos han sido vistos el pasado 12 de mayo en este mismo parque. Un hecho que no ocurría desde hace décadas gracias al esfuerzo de los técnicos de la ICNF.

El lince en el Parque Natural del Valle del Guadiana

El Parque del Valle del Guadiana se sitúa a unos 230 kilómetros al sureste de Lisboa y próximo a la comunidad española de Andalucía. Es un lugar ideal para este tipo de acciones por su alta existencia de conejos bravos, el principal alimento del felino. Para asegurar la conservación del lince ibérico, lo idóneo es que haya un ratio mínimo de dos conejos por hectárea y, en este caso, hay alrededor de tres. La conservación de este animal es imprescindible y esencial para el ecosistema. Si se llegara a extinguir estimularía la reproducción de especies como el zorro.

 

Siguiente noticia

Vaquita marina, solo 60 ejemplares en la naturaleza

Siguiente noticia

Nacen los dos primeros pollos de milano real en La Alfranca