Portada » Biodiversidad » Una alianza para salvar la naturaleza

Una alianza para salvar la naturaleza

3
Acciones
Pinterest Google+

Del 1 al 10 de septiembre de 2016 se celebra en Hawai el Congreso Mundial de la Naturaleza. El día de su inauguración, alguno apodó a este congreso como los Juegos Olímpicos de la Conservación. El objetivo es claro: salvar el planeta. Eso al menos es lo que han decidido once organizaciones conservacionistas. Una coalición que destinará nada más y nada menos que 15 millones de dólares durante los próximos cinco años para lograr sus propósitos.

La idea es identificar las zonas claves para la biodiversidad (KBA) para poder organizar mejor su conservación. Hablamos de unos 18.000 lugares que sirven de hogar para especies amenazadas en el planeta. Por ejemplo, uno de esos lugares es el parque nacional Ujung Kulon –situado en Indonesia–, casa del amenazado rinoceronte de Java.

“Para prevenir la extinción de especies y mantener la diversidad de la Tierra es esencial que aquellos que tomen decisiones políticas dispongan de datos y conocimientos acerca de los espacios naturales más importantes”, asegura Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife España, una de las organizaciones de la citada coalición.

Congreso mundial de la naturaleza

El lema de la presente edición de este multitudinario congreso es Planeta en la encrucijada. “Tenemos la obligación moral de actuar a nivel local y colaborar a nivel internacional para proteger nuestros ecosistemas y luchar contra el cambio climático. Es el momento de implementar los acuerdos adoptados el pasado año, como el pacto del clima de París”, informa la secretaria de Interior de Estados Unidos, Sally Jewell. Además, se deben impulsar en todos los países zonas protegidas de tierra y mar.

Más datos. El congreso ha reunido a más de 8.500 participantes y casi 200 países. Tienen representación algunos gobiernos, ONG conservacionistas y agencias internacionales. Esto es todo un éxito del que se esperan sacar muchas cosas en claro en favor de la naturaleza.

Siguiente noticia

El mamut, ¿especie protegida?

Siguiente noticia

Linces, más de un millón de euros para evitar su atropello