Portada » Mamíferos » Una cepa letal amenaza a los delfines del Mediterráneo

Una cepa letal amenaza a los delfines del Mediterráneo

0
Acciones
Pinterest Google+

Se trata de un virus que acabó con la mitad de los delfines del Atlántico a finales de los ochenta.

Tan temido como la peste bovina o el sarampión en los humanos, ambos virus del género Morbillivirus al que también pertenece el que ahora amenaza a las poblaciones de delfines del Mar Mediterráneo. Durante todos estos años, desde su aparición en el Atlántico, el virus ha afectado a delfines en mares y océanos de todo el mundo sin poder ser evitado. Incluido el Mediterráneo, cuyo último brote data de 2011, cuando medio centenar de cadáveres víctimas de la infección aparecieron en las costas de la Comunidad Valenciana en un lapso temporal de un mes y medio. Pero en 2012, se detectó una variante del virus que ha seguido contagiándose sin control por el Mediterráneo.

A esta conclusión publicada por BMC Veterinary Research llegó el estudio pionero de la Fundación Oceanogràfic, desde donde explican que este patrón de la nueva cepa provoca lesiones aún más graves en sus huéspedes que los de la variedad autóctona del Mediterráneo. Sin embargo, presenta una ventaja al respecto, y es que el recién descubierto virus no provoca epidemias, afectando a los delfines de manera individual.

Para explicar cómo ha llegado el virus a esta zona, Consuelo Rubio-Guerri, coordinadora de Investigación y principal firmante de la publicación, propone como hipótesis que la cepa vino con un animal portador desde el Atlántico e infectó a especímenes locales. “No se trata de una colonización puntual y circunscrita a las costas españolas, sino que la cepa se ha asentado y está circulando en este mar”, según ha señalado Rubio-Guerri, quien junto a su equipo de investigación trabaja ahora en buscar la manera de erradicar el brote. “Con este estudio alcanzamos una mayor comprensión del virus y su capacidad de expansión, lo que nos permitirá avanzar en el conocimiento de la enfermedad”, concluye.

Siguiente noticia

El final infeliz del guacamayo azul

Siguiente noticia

Un tiburón pastando como una vaca