Portada » Biodiversidad » Una exposición para amar a los lobos y a los tiburones

Una exposición para amar a los lobos y a los tiburones

1
Acciones
Pinterest Google+

La muestra fotográfica quiere acabar con la mala prensa de los lobos y los tiburones, y presentarlo como las criaturas extraordinarias que son.

Cuando George Orwell emitió su famosa La Guerra de los mundos con la que aterrorizó a todo Estados Unidos, estaba haciendo presagio de la capacidad de convencimiento que los medios de masas tendrían para siempre en los ciudadanos. Y si no que se lo digan al tiburón o al lobo, dos especies tanto, más o menos fiera como cualquier otra. Solo que a esas otras el cine de terror de los setenta y los ochenta no los estigmatizó para siempre como criaturas sanguinarias, crueles y despiadadas.

Precisamente, eliminar esta “mala prensa” del lobo y el tiburón y mostrarlos como lo que son, “obras cumbres de la evolución”, es lo que persigue la muestra fotográfica Lobos y tiburones. Presas de nuestro miedo, que se puede visitar desde el 23 de enero en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN).

¿Por qué se trata de un proyecto necesario? La animadversión que estos animales despiertan entre la mayoría de la población los ha convertido en objeto de caza para los pueblos. “Menos de diez personas mueren al año por ataque de tiburón y está comprobado que el lobo no ataca a los humanos, ni siquiera cuando se ve acorralado”, ha explicado Ramón Carretero, autor de la exposición que pretende concienciar sobre esta “fama inmerecida”.

El artista no pretende que el público se enamore de estas especies, solo que se cree cierta empatía y que aprendan a verlo de una forma a la que les enseñó la literatura. Aunque recuerda esperanzado que el guionista de Tiburón se arrepintió al comprobar el efecto entre el público de su obra y se convirtió en un célebre conservacionista marino.

Siguiente noticia

María Novo: «Es preciso soñar soluciones inéditas, imaginar mundos posibles»

Siguiente noticia

Endesa sigue apostando por la sostenibilidad