Portada » Curioso » Una nueva cría de panda trae la alegría a Japón

Una nueva cría de panda trae la alegría a Japón

2
Acciones
Pinterest Google+

Pancartas en las calles, globos en los tejados, dulces para festejar… este era el ambiente que se vivía en Japón hace pocos días. No es que su selección de fútbol hubiera ganado una copa o que un cantante famoso estuviera de concierto, el país nipón estaba celebrando el nacimiento de una cría de panda.

El pasado 5 de junio el zoológico de Ueno en Tokio, anunciaba la llegada de este nuevo miembro. La noticia fue recibida por los japoneses con mucho entusiasmo, ya que hacía cinco años que no nacía ningún oso panda en este parque.  

Shin Shin, la mamá de la protagonista, es una osa de 11 años y 110 kilos de peso. Desde el nacimiento madre e hija no se separan. De hecho, tuvieron que esperar varios días para determinar su sexo.

El director del centro confirmó que la cría goza de buena salud y que se alimenta de leche materna. Aunque por el momento todo transcurre favorablemente, el protocolo recomienda esperar hasta seis meses para ver su evolución. La última experiencia que vivieron en este zoo no fue muy positiva. El bebé panda que nació en 2012, también hijo de Shin Shin, solo sobrevivió seis días tras contraer una pulmonía.

Tanto las autoridades del zoológico como la población en general se encuentran emocionados por este gran acontecimiento. La mayoría de los medios del país ilustraron su portada con la noticia. También en las calles se pudieron leer carteles con el mensaje “Felicidades bebé panda” e incluso muchos comercios adornaron sus fachadas.

Las crías de panda

A pesar de los característicos que son los pandas, blancos y negros y con mucho pelaje, cuando nacen son totalmente diferentes.Cuando llegan al mundo son de color rosado, no tienen nada de pelo y pesan unos 100 gramos. Las manchas oscuras así como las garras de sus extremidades aparecen gradualmente.

 

Siguiente noticia

El oso grizzly sale de la lista de especies amenazadas

Siguiente noticia

Todo un año junto a un árbol en Abruzzo