Portada » Gente » Vicente González López: «Los apoyos de Red Eléctrica están recuperando el águila pescadora en Andalucía; seis nuevos pollos este año»

Vicente González López: «Los apoyos de Red Eléctrica están recuperando el águila pescadora en Andalucía; seis nuevos pollos este año»

0
Acciones
Pinterest Google+

Nos llamó la atención una sugerente acción. Red Eléctrica de España instaló en 2010 la primera plataforma de nidificación del águila pescadora en un apoyo situado en el embalse de Barbate, Cádiz. Desde entonces, se han formado tres nuevas parejas y han volado 31 pollos. Solo en 2018 han volado seis pollos nacidos en los apoyos de Red Eléctrica, el 66 % de los volados en Cádiz (9) y el 27 % de los nacidos en Andalucía (22). Y de las 14 parejas reproductoras censadas en la región, nueve de ellas en la provincia de Cádiz, dos están en apoyos de Red Eléctrica.

A partir de ahí, descubrimos todo un universo de acciones por la conservación del medio ambiente. No en vano, en 2018 el Índice Dow Jones de Sostenibilidad (DJSI) reconoció al Grupo Red Eléctrica como una de las mejores empresas del mundo en el ámbito de la sostenibilidad en el sector Electric Utilities. Hablamos de ellos con Vicente González López, jefe del Departamento de Sostenibilidad de Red Eléctrica de España.

 

¿Cómo minimiza REE la posible afectación de instalaciones y proyectos eléctricos en especies sensibles, especialmente en aves?
– Las instalaciones de la red de transporte de energía eléctrica interactúan con el entorno, principalmente con la fauna y en especial con las aves, que son el grupo faunístico más sensible a los efectos potenciales de las líneas eléctricas, como son la colisión con el cable de tierra de las líneas o la alteración del hábitat por la propia construcción de la instalación. Red Eléctrica aborda esta realidad de tres formas: adoptando medidas preventivas para nuevos proyectos, aplicando medidas correctoras en líneas ya existentes en las que se manifiesta el problema y colaborando en proyectos de conservación de la biodiversidad. En lo que se refiere a la prevención en relación a nuevos proyectos, los datos sobre avifauna se incorporan desde el proceso de análisis de alternativas de trazado para minimizar su posible afección.

– Tenemos entendido que utilizan un sistema para la identificación de las rutas de vuelo.
– Actualmente contamos con un sistema de información geográfica sobre la distribución de la avifauna sensible a las líneas eléctricas de transporte, a partir de la mejor información disponible sobre sus áreas de presencia y rutas de vuelo más frecuentadas. El proyecto, denominado Aves y líneas eléctricas: cartografía de corredores de vuelo, fue galardonado con el Premio Europeo de Medio Ambiente a la Empresa 2014, sección española y europea, en la categoría especial Empresa y Biodiversidad.

– ¿ Y cuáles son las medidas más eficaces?
– Las medidas correctoras se focalizan en la señalización con dispositivos que aumenten la visibilidad del cable de tierra en los tramos en los que se prevé o constata una incidencia significativa, y en el ensayo de nuevos. Se trata de una línea de trabajo muy activa a la que se dedican muchos recursos. Además, existe un Plan de señalización plurianual 2016-2023 en el que se definen zonas de prioridad crítica en los tramos de líneas con mayor incidencia potencial sobre la avifauna. Este plan contempla la señalización de más de 500 km de traza en líneas existentes que supondrá una reducción muy significativa del riesgo potencial de colisión de aves con las instalaciones de la red de transporte de energía eléctrica. Por último, para potenciar la biodiversidad en aquellas zonas en las que se localizan nuestras instalaciones, promovemos y colaboramos con la administración, centros de investigación, tercer sector y otras organizaciones en el desarrollo de proyectos de conservación de la biodiversidad, dirigidos a las especies de fauna, aves y flora sensibles a la actividad que desarrollamos. De esta forma buscamos compensar parte de los impactos que se hayan podido producir.

En concreto, ¿cuáles son las actuaciones de REE referidas a la conservación del águila pescadora en la provincia de Cádiz?
– Colaboramos con el programa de reintroducción del águila pescadora de Andalucía desde el año 2010. Ese año instaló la primera plataforma de nidificación en un apoyo situado en el embalse de Barbate. A fecha de hoy, se han instalado un total de cuatro plataformas, la última el pasado mes de febrero. Anualmente, y bajo supervisión de nuestros técnicos, se accede a los apoyos en los que están instaladas las plataformas para realizar el seguimiento in situ de las parejas y tomar datos de los pollos nacidos en el año.

¿Se ha percibido una recuperación de la especie desde el inicio de estas acciones?
– Sin lugar a dudas. Desde que se instaló la primera plataforma se han formado tres nuevas parejas y han volado 31 pollos. Solo en el 2018 han volado seis pollos nacidos en los apoyos de Red Eléctrica, el 66 % de los volados en Cádiz (9) y el 27 % de los nacidos en Andalucía (22). Y de las 14 parejas reproductoras censadas en la región, nueve de ellas en la provincia de Cádiz, dos están en apoyos de Red Eléctrica.

«Colaboramos con el programa de reintroducción del águila pescadora de Andalucía desde el año 2010. Desde que se instaló la primera plataforma se han formado tres nuevas parejas y han volado 31 pollos»

Red Eléctrica de España es referente empresarial en el compromiso por la sostenibilidad. ¿Cuándo y por qué se tomó la decisión de apostar fuertemente por ello?
– En el Grupo Red Eléctrica entendemos la sostenibilidad como nuestro compromiso de perdurabilidad a través de la creación de valor compartido en el desarrollo responsable de nuestras actividades. Así, apostamos por un modelo de negocio que da respuesta a los retos del futuro y compatibiliza la actividad del Grupo con el cuidado ambiental y el desarrollo social. Nuestro actual compromiso con la sostenibilidad, aprobado por el Consejo de Administración en el 2017, es parte de la estrategia del Grupo y es el resultado de la continua evolución, anticipándonos a los retos y tendencias, y adoptando las prácticas más avanzadas en materia de sostenibilidad. Contamos desde 1987 con un código de conducta que ha ido evolucionando desde un primer sistema de valores compartidos a un modelo que alcanza todas sus actuaciones, incorporando criterios medioambientales a las componentes técnicas y económicas, y a todos los niveles de decisión y actuación.

Águila pescadora. Foto: Fernando Flores.
Águila pescadora. Foto: Fernando Flores.

– ¿Y cuáles han sido los hitos principales de esta trayectoria?
– Como hitos principales de esta evolución, en 1998 se aprueba la primera edición de la Política Medioambiental y se implanta el Sistema de Gestión Medioambiental, de acuerdo con la norma ISO 14001. Y en el 2002, se aprueba la primera política de Responsabilidad Corporativa y se formaliza su adhesión al Pacto Mundial de Naciones Unidas. En el 2004, la compañía implantó el Sistema de Gestión de la Responsabilidad Corporativa, certificado ininterrumpidamente desde el 2005, de acuerdo a la norma SA8000 inicialmente y RS10 en la actualidad. Además, el Grupo está presente en los índices mundiales de sostenibilidad desde el 2005. En el 2018 el Índice Dow Jones de Sostenibilidad (DJSI) reconoció al Grupo Red Eléctrica como una de las mejores empresas del mundo en el ámbito de la sostenibilidad en el sector Electric Utilities. Estos reconocimientos confirman nuestra contribución directa al logro de objetivos globales en el ámbito mundial, entre los que destacan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados por la Organización de Naciones Unidas (ONU), consolidándola como un valor de referencia de inversión socialmente responsable en los mercados internacionales.

¿Cómo se reflejan esos valores en el día a día de los trabajadores?
– La clave del éxito del compromiso con la sostenibilidad de Red Eléctrica está en la interiorización a nivel individual y global de la importancia que tiene la sostenibilidad en el día a día de nuestras actividades. Para nuestro equipo, la transparencia en la toma de decisiones, la aplicación de criterios objetivos y la consideración del impacto que nuestras decisiones tienen sobre los grupos de interés y el entorno en general son principios totalmente asumidos. Igualmente, todas las personas del Grupo entienden perfectamente que las relaciones más fructíferas que se pueden establecer son aquellas en las que el beneficio es compartido, tanto si nos relacionamos con proveedores o clientes, administraciones, agentes del sector, accionistas e inversores, etc. como, por supuesto, en las relaciones entre las diversas unidades del Grupo Red Eléctrica.

¿Cree que la sociedad –los consumidores– percibe con claridad ese compromiso ético?
– La percepción de nuestro compromiso con la sostenibilidad es muy evidente en el entorno profesional próximo a nuestras actividades, y así se pone de manifiesto tanto en las evaluaciones independientes en materia de sostenibilidad a las que el Grupo Red Eléctrica está sujeto como en nuestros estudios de requerimientos y expectativas de los grupos de interés relevantes. Sin embargo, por la naturaleza propia de nuestras actividades, en la que no hay una relación comercial directa con el usuario final, la percepción en términos generales es muy difusa, y nuestro compromiso con la sostenibilidad no es una excepción. Siendo conscientes de esta realidad, estamos trabajando para dar visibilidad a nuestras actividades y a nuestra contribución para dar respuesta a los retos globales a los que se enfrenta la sociedad actual.

«Nuestro compromiso con la sostenibilidad es muy amplio y contempla tanto los aspectos sociales como los ambientales y los de transparencia y buen gobierno de las actividades del Grupo»

Cuéntenos algún aspecto concreto en el que REE sea especialmente innovador o trasgresor respecto a la sostenibilidad.
– En el área de la conservación de la biodiversidad, podemos destacar dos actuaciones muy innovadoras. Por un lado, El Bosque Marino de Red Eléctrica, en fase muy avanzada, es un proyecto realizado en colaboración con el CSIC-IMEDEA y el gobierno balear para la restauración de dos hectáreas de pradera de posidonia (Posidonia oceanica) en la bahía de Pollensa, en Mallorca, siguiendo la metodología resultante del trabajo de investigación realizado entre el 2012 y 2016, también con el CSIC-IMEDEA, para el diseño de una nueva técnica de cultivo de semillas germinadas en laboratorio y haces procedentes de fragmentación natural, y su posterior reimplantación en zonas degradadas de su hábitat natural. Este procedimiento acelera el lento crecimiento de esta planta endémica del Mediterráneo cuyas praderas son fundamentales en el ecosistema marino, además de fijar el CO2, producir oxígeno y gran parte del sedimento que forma la arena de las playas, y proteger el litoral arenoso contra la erosión. Con este proyecto, podemos compensar la posible afección al fondo marino y a las praderas de posidonia por los trabajos del tendido de cables submarinos. El segundo caso es un proyecto en fase incipiente. Durante este año 2019, trabajaremos en el diseño de una metodología basada en el protocolo de capital natural que nos permita identificar los impactos de nuestro modelo de negocio sobre dicho capital natural y valorar el impacto positivo o negativo sobre los servicios ecosistémicos, o beneficios que la naturaleza aporta a la sociedad, en el área de influencia de nuestras instalaciones y de futuros proyectos.

¿Cuál es la apuesta de REE contra el cambio climático?
– Desde el año 2011 contamos con un Plan de Acción de Cambio Climático (2015-2020-2030) cuya última actualización del 2018 establece como objetivo la reducción de emisiones de alcance 1 (directas) y 2 (indirectas) por MWh transportado de un 40 % para el 2030, lo que en términos absolutos implica un compromiso de reducción de emisiones de alcance 1 y 2 del 30 % en este horizonte y respecto al 2015. De acuerdo con este plan, trabajamos en cuatro líneas de actuación: contribución a un modelo energético sostenible para la consecución de los objetivos globales a 2020 y 2030; reducción de la huella de carbono de las actividades propias del Grupo; posicionamiento y divulgación para trasladar a los grupos de interés el compromiso y las medidas adoptadas por la compañía en esta materia; y adaptación al cambio climático, identificando y evaluando riesgos y oportunidades para determinar las medidas de aplicación más apropiadas en la lucha contra el cambio climático.

 

 

Siguiente noticia

Muere un cazador furtivo tras ser atacado por un elefante y devorado por leones

Siguiente noticia

27.000 especies de animales en peligro de extinción