Dos tercios de las empresas de Singapur no confían en alcanzar los objetivos de emisiones netas cero: informe

En general, dos tercios de las empresas no estaban seguras de lograr sus objetivos de cero emisiones netas, aunque el informe señaló que los líderes empresariales que habían adoptado los objetivos de la Iniciativa de Objetivos Basados ​​en la Ciencia (SBTi) tenían “más probabilidades de tomar medidas dentro de sus organizaciones”. “llevado adelante de manera significativa”. ayuda a definir un camino claro y confiable hacia el éxito sostenible.

Las empresas más grandes tienen casi el doble de probabilidades que las pequeñas de indicar que han establecido objetivos de reducción de emisiones de Alcance 3, que las empresas cotizadas y no cotizadas deben revelar después del primer año de informes climáticos obligatorios en 2025 y 2027. , según las nuevas reglas de la ciudad-estado.

“El entorno regulatorio ha hecho que los informes de sostenibilidad y aseguramiento sean una parte importante de la divulgación corporativa. Está claro que si bien obtener ganancias sigue siendo importante, es igual o incluso más importante obtener ganancias de manera sustentable y responsable”, dijo Kang Wai Geat, Director Divisional del Departamento de Estándares Profesionales de ISCA.

El estudio observó una fuerte correlación entre la experiencia laboral y la comprensión de los residuos de Escala 3. Mientras que más de la mitad de los miembros de la junta directiva (58 por ciento) y los ejecutivos de alta dirección (51 por ciento) afirmaron tener un buen conocimiento del Círculo 3, sólo el 27 por ciento de los altos directivos informaron esto.

Sin embargo, no está claro que el conocimiento de más altos ejecutivos se traduzca en una acción climática ambiciosa en el contexto del desafiante entorno macroeconómico que ha afectado a más de la mitad de los ejecutivos de Singapur. -una cifra muy superior al promedio mundial del 23 por ciento- Ernst & Young (EY) se mantuvo estable en comparación con hace un año. consulta principios de este año.

A informe La encuesta realizada por la consultora de sostenibilidad South Pole también este año mostró que casi el 40 por ciento de las empresas de Singapur que sentían que la comunicación climática se había vuelto más difícil se volvieron verdes o deliberadamente no informaron su progreso en sus objetivos climáticos para evitar el escrutinio.

Ponentes y participantes de la reunión en el acto de apertura del informe. De izquierda a derecha: Yoon Young Kim, presidente del grupo Schneider Electric en Singapur y Brunei; Kang Wai Geat, Director del Instituto de Contadores Públicos de Singapur (ISCA) (Estándares Profesionales); Kelin Tan, directora de Sostenibilidad Corporativa de la UOB; Fang Yeu-Lin, jefe de la práctica de sostenibilidad y cambio climático de PwC Singapur; Andrew Buay, vicepresidente de sostenibilidad del grupo Singtel. Imagen: ISCA y Schneider Electric

Cuando se le preguntó sobre los hallazgos de la encuesta de EY, Kelin Tan, directora de sostenibilidad corporativa del prestamista de Singapur UOB, dijo a Eco-Business que [sustainability] Bajar en la lista de preocupaciones no significa que ya no sea importante para la empresa”, dijo Tan en la presentación del informe el martes.

Andrew Buay, vicepresidente de la empresa de telecomunicaciones más grande de Singapur, que también fue panelista, añadió que la ecologización es una gran preocupación porque sabe que algunos de sus pares ahora son reacios a utilizar directrices globales más ambiciosas, como SBTi, al establecer dudas. objetivos netos cero porque los pone bajo más presión por parte de inversores y activistas.

“Somos muy públicos sobre el uso de SBTi, que impone estándares muy altos en los cálculos de emisiones”, dijo Buay. “Si volviera a la comparación anterior de 2017, cuando establecimos objetivos y no teníamos todas las respuestas, en el entorno actual, probablemente lo pensaría dos veces”.

“Sin embargo, si nos lo hubiéramos pensado dos veces en las condiciones actuales, tal vez no habríamos logrado este progreso. Entonces creo que toda la industria está evolucionando. “Existe un delicado equilibrio entre permitir la ambición y tal vez distinguir claramente la ambición de los objetivos”, dijo Buay.

Buay compartió que Singtel no tenía una hoja de ruta cuando estableció los primeros objetivos de SBTi hace 7 años, donde fijó su objetivo de reducir las emisiones absolutas de Alcance 1 y 2 para 2030 mediante “ingeniería inversa” en un 42 por ciento. el objetivo está alineado con el escenario por debajo de 2°C.

En diciembre pasado, el grupo adelantó cinco años su fecha objetivo de cero emisiones netas, seguido de una actualización de un mes de duración sobre el aumento de los objetivos provisionales para la reducción de emisiones en el alcance 1 y 2, así como un compromiso de reducir sus emisiones en el alcance 3.

“Se trata de empezar por algún lado, justificando y utilizando la ciencia y las referencias globales. Con el tiempo, la organización se volverá mucho más madura”, dijo Buay. “La parálisis será su mayor desafío. Si se espera a que maduren el cumplimiento, las bases de datos, los factores de emisión, etc., se necesitarán años para llegar allí”.

‘Comience a recopilar datos ahora’

Además del déficit de conocimiento, los encuestados citaron la falta de recursos humanos y financieros, incentivos comerciales y acceso a infraestructura tecnológica como los principales obstáculos para lograr avances en el programa de reducción de emisiones en el punto 3.

Durante el año pasado, el gobierno de Singapur intervino para ayudar a las empresas a comenzar sus propios informes de sostenibilidad. En marzo, anunció que reembolsaría un tercio de los costos de informes climáticos a las grandes empresas que cotizan en bolsa y el 70 por ciento a las pequeñas y medianas empresas (PYME).

En abril, la Federación Empresarial de Singapur, en asociación con PwC, Singtel y varias otras agencias gubernamentales, lanzó un nuevo inventario de factores de emisión para ayudar a las empresas a estimar con precisión la tasa promedio de emisiones de gases de efecto invernadero de actividades específicas en Singapur. Está previsto que esta iniciativa comience a finales de 2024.

Yoon Young Kim, presidente del grupo para Singapur y Brunei, Schneider Electric, quien presentó los hallazgos del informe, instó a las empresas a comenzar a recopilar datos ahora, ya que se necesita un promedio de 1,5 para recopilar datos confiables de emisiones de Alcance 3 de los proveedores. años.

También es importante incluir equipos de finanzas y contabilidad en los informes de sostenibilidad y considerar incentivos y mecanismos de financiación innovadores para apoyar a los socios de la cadena de suministro en la descarbonización.

Sobre esto, Buay dijo que Singtel ha desarrollado un precio interno del carbono con sus equipos financieros, que utilizan el precio externo del carbono para decisiones de inversión y de compra. El precio del carbono no sólo sirve como un “palo” o penalización para impulsar a los vendedores que generan grandes residuos a descarbonizarse, sino que también ayudó a justificar un “presupuesto verde” para el director financiero del grupo y permitió a las unidades de negocio obtener financiación y subsidios. apoyan iniciativas climáticas.

Singtel ha decidido cobrar una tarifa de carbono de 50 dólares estadounidenses (37 dólares singapurenses) por tonelada para nuevos proyectos que emitan más de 100 toneladas de carbono a lo largo de su vida.

En respuesta a las preguntas de Eco-Business, Kim dijo que el modelo interno de fijación de precios del carbono, si bien algunos ya están en práctica, no es uno que sea ampliamente adoptado por las empresas, según las observaciones de Schneider Electric. SBTi y CDP, una organización sin fines de lucro de divulgación climática, se encuentran entre los organismos globales que han emitido directrices para establecer un precio interno del carbono.

Actualmente, medir las emisiones de carbono y aplicar indicadores clave de desempeño para cumplir los objetivos climáticos es “cada vez más importante” para las empresas que fijar el precio del carbono, lo que “les permite actuar en lo que necesiten hacer”. ” hacer”, dijo.

Por ejemplo, Schneider Electric no tiene un modelo interno de fijación de precios del carbono, sino que establece objetivos de emisiones y motiva a los empleados a cumplirlos.

Fuente