Home»Aves»“La conectividad social, la pasión y la bioinspiración son las claves para el cambio”

“La conectividad social, la pasión y la bioinspiración son las claves para el cambio”

0
Acciones
Pinterest Google+

La directora general de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente e hija del naturalista, Odile Rodríguez de la Fuente, ha considerado “imprescindible” concienciar al público para que se implique en generar  un cambio que mejore y enriquezca la vida del hombre y el entorno que lo sustenta, “a través de la conectividad social, la pasión y la bioinspiración, enraizados en la sabiduría de la comunicación de las tradiciones y aplicando las tecnologías más innovadoras”.

Así lo ha manifestado durante su participación en los actos conmemorativos del 125 aniversario de la National Geographic Society para explicar cómo el legado de Félix sigue influyendo en la visión actual de la conservación.

Durante su intervención, ha recordado que la clave del éxito de su padre se basó en que consiguió desvelar, “a través de una alimentación directa de mente a mente, nuestra propia naturaleza humana a través del espejo de la naturaleza”. “Félix hizo que viéramos que nos regimos por esos mismos principios de complejidad, interconexión, belleza, equilibrio, resiliencia, superación, emoción, supervivencia y cooperación, entre otros”.

Por eso, ha defendido que al igual que sucede en la naturaleza, los humanos debemos avanzar pensando de forma “sistémica”. “Los ecosistemas, el clima, el cerebro, son ejemplos de cómo en base a la interconexión de las partes, surgen sistemas complejos capaces de reaccionar ante “externalidades”, manteniendo y protegiendo las condiciones idóneas para la vida. Lo que afecta a una de las partes tiene consecuencias sobre el todo”.

En este sentido, Odile Rodríguez de la Fuente ha informado de que desde la Fundación que dirige “trabajamos para incrementar la conciencia de la ciudadanía, en pos de construir una sociedad nueva en la que la naturaleza y sus valores sean un pilar del desarrollo cultural, económico y espiritual”. Así, ha explicado que tomando esta idea como referencia, “desde la Fundación estamos construyendo proyectos trasversales y resilientes basados en la cooperación interdisciplinar, creando soluciones que beneficien a todos los implicados y firmemente enraizadas en valores que emanan de la naturaleza”.

Por otra parte, para la directora de la FFRF, el Paleolítico fue la infancia de la humanidad, y el Neolítico, la adolescencia, en la que se han cometido errores fruto de la inconsciencia y el empoderamiento desmesurado. Así, ha asegurado que “nos encontramos en la encrucijada en la que el hombre puede optar por una madurez en la que recoja la sabiduría de la infancia y la experiencia de los errores y aciertos de la pubertad, o por el contrario, continuar con una actitud inmadura e inconsciente propia de esta etapa que solo nos llevará a la autodestrucción”, ha asegurado.

En este sentido, Rodríguez de la Fuente ha apostado por generar movimientos “constructivos y no destructivos, ya que no hay tiempo para luchar contra el sistema, y los retos ante los que nos encontramos, exigen creatividad y cooperación, si queremos llegar a una nueva etapa de armonía y madurez”.

Así, ha defendido que “la diversidad es fuerza” y que “sistemas diversos con muchas conexiones y escalas son la clave a la resiliencia”.  Igualmente ha abogado por la “no linealidad”. “Todo en la vida es circular, una economía lineal, extractiva y que acumula el dinero en pocos nódulos, no puede producir riqueza y está sentenciada”. Bajo esta idea, ha explicado que “una nueva economía sin fecha de caducidad que asegure un enriquecimiento paulatino de todos los componentes ha de ser circular”.

Para concluir, ha recordado que  “la esencia de la vida es el flujo de la energía y de la información”. Para Odile, “la comunicación bien enfocada es una de las vías que harán posible el cambio de etapa hacia la sociedad del futuro”. Ha explicado que “de manera paralela a cómo funciona el sistema inmunológico, la trasmisión de información es la que puede garantizar una reacción global al unísono de todo un cuerpo para  hacer frente a un problema. Por este motivo, hay que sacar partido de la revolución de la liberalización del conocimiento que está suponiendo Internet”.

Siguiente noticia

A los chimpancés se les contagia el bostezo humano a medida que crecen

Siguiente noticia

Los monos titíes respetan su turno de palabra a diferencia de los grandes simios