Amy Appelhans Gubser fue nadadora en la universidad, pero cuando se graduó hace más de tres décadas, colgó la gorra y las gafas para trabajar como enfermera y criar a dos hijos.

No volvió a nadar en serio hasta hace unos 10 años, cuando un amigo lo arrastró al océano, desafiando a Gubser durante todo el camino.

El sábado, Gubser, de 55 años, se convirtió en la primera persona, hombre o mujer, en cruzar a nado el puente Golden Gate hacia las Islas Farallón. Fue un viaje de 29,7 millas a través de aguas agitadas, heladas y famosas por los tiburones.

Para celebrar los logros de Gubser, Federación de Nadadores de Maratón señaló que la hazaña “tiene un derecho razonable a ser el maratón de nado más duro del mundo”. Aunque se ha registrado que otras cinco personas nadaron en el Golfo de los Farallones, Gubser es el primero en hacerlo de oeste a este, un viaje más difícil porque las temperaturas más frías cerca de las islas pueden afectar a los nadadores cuando se cansan.

“No creo que todos sepamos de lo que somos capaces”, dijo Gubser esta semana durante un descanso para almorzar en su trabajo en el Hospital Infantil Benioff de UCSF, donde trabaja en la unidad de corazón fetal. Añadió que espera que su hazaña inspire a otras personas a hacer cosas difíciles. Dijo que su propio nado estaba dedicado a su hermano y a sus amigos que están luchando contra el cáncer.

Los Farallones son una serie de islas marítimas amenazadoras envueltas en niebla al oeste de San Francisco que los nativos americanos creen que son el hogar de los espíritus de los muertos. Aunque sólo se encuentran en la costa de una de las ciudades más famosas del mundo, se encuentran refugio nacional de vida silvestrepor lo tanto, está deshabitado y cerrado al público.

Gubser, que vive en el Océano Pacífico, al sur de San Francisco, los ve casi todos los días, si son visibles.

“Son misteriosos. Dan miedo. Son encantadores”, dijo. “Simplemente me siento atraída por ellos”.

Pero durante mucho tiempo Gubser no nadó en ninguna parte, y mucho menos en una bahía considerada la más traicionera del mundo.

Tenía una beca de natación para la Universidad de Michigan, donde practicaba espalda. Pero cuando dejó la universidad, también dejó la natación.

Luego, hace unos 10 años, un amigo la invitó a nadar con él en aguas abiertas. Después de algunas críticas, Gubser finalmente apareció para recibirlo en el San Francisco Open Swimming Club en la Bahía de Alcatraz.

“Comencé a llorar”, dijo Gubser, recordando el primer día en la playa. “Estaba asustado. Metí los pies; Mis pies estaban helados”. ¿Cómo iba a meter todo su cuerpo en esa agua?

Finalmente, entró y empezó a nadar. Y cuando entró en calor, sucedió algo sorprendente: “Cada célula de mi cuerpo estaba viva”, dijo.

Casi desde el mismo día empezó a nadar.

Se unió al South End Rowing Club para su nado anual desde Alcatraz hasta el club.

Nadó bajo el puente Golden Gate, cruzó la bahía de Santa Mónica y desde la isla Santa Catalina hasta la península de Palos Verdes.

“Fue muy divertido”, dijo, y agregó que sus hijos pensaban que estaba “absolutamente loca”.

Navegó alrededor de Manhattan y de Irlanda a Escocia y de España a África.

Pero casi todos los días miraba fuera de su pequeño pueblo y los Farallón estaban allí.

Hace unos cinco años, decidió que quería hacer precisamente eso.

Pero para lograrlo, dijo Evan Morrison, cofundador de la Federación de Nadadores de Maratón, se requiere no sólo un entrenamiento increíble y duro, sino también las corrientes y condiciones climáticas adecuadas.

El área alrededor de los Farallones es un caldo de cultivo para los grandes tiburones blancos, pero muchos de ellos migran a otros lugares en mayo.

El 11 de mayo, en condiciones meteorológicas favorables, Gubser zarpó poco antes de las 3:30 de la madrugada. Llevaba un traje de baño blanco y negro, un intento de engañar a los tiburones haciéndoles creer que podría ser una orca, y un gorro de baño con una luz para que su equipo de apoyo pudiera verlo.

La búsqueda se retrasó porque pasó el portacontenedores.

Pero cuando estuvo en el agua, Gubser empezó a nadar. Durante las primeras cuatro horas tuvo mucha suerte: la marea lo llevó unas 10 millas.

“Solía ​​cantar versos de canciones”, dijo. “He resuelto cuatro o cinco problemas mundiales en mi cabeza”.

Los 32 kilómetros restantes durarán otras 13 horas.

Cuando empezó a nadar, la temperatura del agua estaba en los 50 grados. Pero en las corrientes frías que se arremolinan alrededor de Farollon, en un momento alcanzó los 43 grados.

“Pensé: si hago esto durante mucho tiempo, no sé si podré”, dijo. Pero él tampoco quería parar.

Mientras Gubser navegaba, la tripulación lo siguió en un pequeño bote y le arrojaron comida en diferentes intervalos. Una persona siempre la cuidó, dijo Sarah Roberts, una amiga y compañera nadadora de aguas abiertas que estaba en el bote. Otra persona estaba mirando duramente a las ballenas.

Cuanto más se acercaba el grupo a las islas, dijo Larson, más tranquilos e intensos se volvían todos.

La niebla había descendido y había “esa sensación espeluznante, este lugar salvaje, salvaje”.

A pocos kilómetros de la meta, el grupo vio un león marino muerto flotando en el agua. Esto hizo que todos se detuvieran.

“En realidad, sólo hay una razón por la que murió”, dijo Roberts, y es “porque algo lo aplastó”.

¿Deberían sacar a Gubser del agua?

Continuó bañándose.

“No me dijeron [about that]”Fue algo bueno”, dijo Gubser.

Llegó a la zanja, su destino final, poco después del atardecer. El grupo en el barco gritó fuerte.

Gubser rompió a llorar. “Lo hice”, gritó.

La tripulación de Gubser lo subió a bordo. Su piel estaba congelada, dijo Roberts, y todos se pusieron a trabajar para calentarlo, sumergiéndolo en agua caliente y rociándolo con té caliente antes de finalmente envolverlo en una manta eléctrica.

Roberts recordó haber escuchado a Gubser decir: “No puedo creer que lo haya hecho”.

Un espectador mira a Amy Appelhans Gubser, la mujer del norte de California que ha completado posiblemente el “maratón de nado más duro del mundo”.

(Sara Roberts)

Morrison, cofundador de Marathon Swimmers, dijo que Gubser es un “miembro querido de la comunidad de natación abierta” conocido por su entusiasmo y apoyo a otros nadadores.

“No podría haberle pasado a una mejor persona”, dijo sobre su éxito.

Morrison dijo que uno de los compañeros de equipo de Gubser tomó notas detalladas sobre su odisea, y después de que fueran enviadas y revisadas por los nadadores del maratón, su nado sería certificado oficialmente.

El martes, Gubser se había recuperado lo suficiente como para volver a trabajar.

Lo que quería que otros aprendieran de su natación, dijo, era que casi cualquiera es capaz de realizar una hazaña asombrosa.

Tiene 55 años y además es abuela. “Si estuviera en una sala de atletas de élite”, dijo, “me sentiría extremadamente decepcionado”.

“Creo que es increíble que pueda hacerlo”, dijo.

No hay recompensa monetaria por nadar, y cuando se le preguntó si su vida cambiaría como resultado, Gubser dijo: “Todavía estoy en el trabajo hoy, ¿no?”.

Sin embargo, obtiene un beneficio. Mientras nadaba hacia la isla, el tráfico por radio de la Guardia Costera alertó a un explorador Farallone que se acercaba. El hombre bajó a la playa y la fotografió mientras nadaba. Luego la invitó a un recorrido especial por la isla.

Él aceptó, pero dijo: “No quiero nadar allí”.

Fuente