Independientemente de cualquier anuncio malicioso, el rock no está muerto. Y menos si es de los años 80, una década que en teoría podría haber pasado de moda más o menos recientemente tras su apogeo, pero que generó estilos identificados como new wave y post-punk.

La influencia de estos métodos no sólo fue clara en Estados Unidos e Inglaterra, sino que ciertamente marcó la infinidad de artistas que surgieron en América Latina y España, como admite cualquiera que escuche a Soda Stereo, Caifanes y Héroes del Silencio.

De hecho, Durán Durán, la banda inglesa encargada de cerrar el escenario principal del festival Cruel World en el deck contiguo al Rose Bowl de Pasadena el pasado sábado, fue un punto ineludible en el trabajo de la banda chilena. La Ley, como descubrimos antes de acudir a este concierto, repasando las canciones grabadas por estos músicos europeos.

Por supuesto, esta señal es obvia, aunque Duran Duran es mucho más importante en términos musicales y artísticos, aunque los seguidores del rock con una inclinación más dura a menudo rechazan a esta banda por sus evidentes coqueteos con la música comercial.

Algunos participantes del festival.

(Alden Cortahuesos)

A pesar de que más de cuatro décadas después de su impacto masivo en radio y televisión (como han realizado numerosos videoclips), el combo de Birmingham sigue siendo capaz de conquistar a sus seguidores, un repertorio basado principalmente en sus grandes éxitos.

Buena parte de ello se debe al buen estado físico y vocal de Simon Le Bon, el vocalista que dio personalidad y emoción a estas canciones y que, a sus 65 años, lamentablemente sigue siendo el alma del grupo. La ausencia del icónico guitarrista Andy Taylor, que padece cáncer de próstata, ha afectado a la formación actual.

Pero lo cierto es que la banda actual conserva el resto de su formación clásica, empezando por los fundadores Nick Rhodes (teclados) y John Taylor (bajista) y continuando con el baterista Roger Taylor. Todos confiaron en un show de “éxitos”, que quizás no haya sido ideal para quienes los hemos visto muchas veces, pero sí perfecto para quienes nunca hemos asistido a uno de sus shows.

Así, “Hambriento como un lobo”, “Gloria”, “Mundo ordinario” (que Le Bon dedicó estrictamente “al pueblo de Palestina, Israel y Ucrania”), “Planeta Tierra”, “Tierra”, “Reflejo”, ” Saving Prayer”, “Rio” e incluso una versión de “Girls in the Movie” hábilmente mezclada con “Psychic Killer” de Talking Heads. No es necesario ser fan de la banda para conocer todas estas canciones.

Hablando de los miembros originales, Blondie, banda estadounidense que anteriormente apareció en la misma escena, sufrió más que Duran Duran, ya que solo quedan la cantante Debbie Harry y el guitarrista Chris Stein.

Pero el uso de la palabra “solo” realmente lo significa, y no sólo (ahora) porque Clem Burke, el baterista que se unió antes de que se grabara el primer álbum (y tocó increíblemente este fin de semana), y el bajo estaba en manos de Glenn. Matlock. , el legendario exintegrante de los Sex Pistols, pero como hablamos de una importante institución del género, que inició su andadura hace 50 años, no se debe garantizar su supervivencia en cualquier formato.

Se ha dicho mucho sobre Harry, tanto positivo como negativo; La nativa de Miami fue modelo antes de irrumpir en la música, y la forma de Blondie de incorporar la moda, que sumada a sus evidentes encantos físicos, causó inicialmente incredulidad en algunos sectores de la escena punk neoyorquina como se la conoció.

Pero su estilo de canto único y lo impresionante de las composiciones que creó junto con Stein disiparon rápidamente cualquier duda sobre su talento. Francamente, a la edad de 78 años, la voz de Harry está lejos de ser la que solía ser, y el mundo cruel ha sido testigo de ello en varios momentos.

Debbie Harry, vocalista de Blondie.

Debbie Harry, vocalista de Blondie.

(Voz Dorada)

Sin embargo, en este caso, esta encantadora dama está más allá del bien y del mal y, aparte de su ya caliente garganta, logró mantener al público entusiasmado con su destacada personalidad y la interesante ropa que vestía.

Al final, fue increíble escuchar temas como “Call Me”, el bailable “X Offender”, “Rapture” (completo con parte rapeada) y por supuesto, en vivo. Inspirador “Corazón de cristal”.

Cuando se habla de espectáculos realmente especiales, no podemos ignorar a Ministry, un grupo de Chicago, que desde hace 36 años se dedica a la liberación del agresivo metal industrial que produjo en todo el planeta a finales de los 80.

En esas condiciones, llamar al combo al mundo cruel no tenía mucho sentido; pero el vocalista y líder indiscutible Al Jurgensen decidió salir por una vez de su zona de confort para presentar un repertorio que evitaba por completo esas piezas habituales y en su lugar consistía en canciones de sus dos primeros álbumes, “With Sympathy” (1983). ) y “Twitch” (1986), realizados en el ámbito del synth-pop.

Ministerio Al-Jurgensen.

Ministerio Al-Jurgensen.

(voz dorada)

De esta forma se escucharon piezas que realmente no se habían interpretado en vivo desde hacía cuarenta años, como “Work for Love”, “I’m Falling” y “Effigy (I’m Not)” sumada a otras que no se habían interpretado. . convertirse Se realizaron conservando íntegramente el estilo original, pero definitivamente diferentes a lo que proponía el ministerio.

Para realzar el espectáculo, Jorgensen utilizó las pantallas gigantes disponibles aquí para transmitir las imágenes de crítica social que siempre lo han caracterizado e invitó a dos mujeres virtuosas, Tina Guo y Mia Asano, a tomar el relevo. violonchelo electrónico y violín electrónico.

Pasando al escenario principal, también vimos, pero sin grandes alardes, a Gary Numan, un londinense que aprovechó para ofrecer una presentación en solitario de su obra fundamental The Pleasure Principle (1979).

No lo hicimos por faltarle el respeto a su arte, sino porque queríamos tomarnos un descanso muy necesario para disfrutar de algo de comida y bebida en medio de un día ajetreado, considerando que el año pasado éramos los mismos artistas que Cars. , en dos días consecutivos del mismo festival, debido a una situación que los aficionados a este evento conocen bien.

En otros escenarios

Para nosotros, uno de los puntos culminantes de la velada fue la actuación de The Jesus and Mary Chain, una banda escocesa todavía liderada por los hermanos Jim Reid (voz) y William Reid (guitarra) cuatro décadas después de su formación. .

Aunque el resto de los miembros son todos nuevos, esta es una banda que cambia de formación con frecuencia, por lo que la presencia de los Reeds fue suficiente para legitimar la encarnación de 2024, a diferencia de la mayoría de los otros veteranos. Nuestros amigos estuvieron allí para mostrarnos nuevo material, pues hace menos de dos meses lanzaron su nuevo disco “Glasgow Eyes”, del cual nos presentaron dos canciones, entre ellas la excelente “Chamcode”.

El inicio del acto de Jesús y María Zanjín nos tomó un tanto por sorpresa, ya que volvíamos de otra zona, lo que nos impidió acercarnos al escenario secundario, donde ya estaban rodeados por una gran multitud. La responsabilidad también recayó en la mala implementación del acceso VIP a esta plataforma, que pasivamente ofrecía mejor visibilidad que el área general.

De todos modos, escuchar (y de alguna manera ver) interpretaciones de clásicos como “Head On” (sí, la canción que Pixie versionó más tarde), “Anything Goes” y “Just Like Honey” fue divertido. , en el que participó la poco conocida cantante Zanias.

Los estranguladores en vivo.

Los estranguladores en vivo.

(voz dorada)

Los Reed hicieron su trabajo admirablemente; y aunque la falta de tiempo les impidió escuchar algunas de las mejores canciones de su arsenal, se tomaron la molestia de interpretar “Reverence”, una de las composiciones que esencialmente los convirtió en pioneros del shoe pop y el sonido pop.

En el mismo escenario, un sol todavía intenso acompañó la actuación de The Stranglers, una de las pocas bandas que quedan del movimiento punk original en Inglaterra desde que vio la luz por primera vez en 1974. Eso sí, en uno de los backstage de El mundo cruel, el único integrante del grupo original era el bajista Jean-Jacques Bournel; Ninguno de los tres músicos restantes ha estado en el grupo durante más de 25 años.

De todos modos, la banda entregó el set más fuerte del festival musicalmente, con las implacables líneas de Burnell y los teclados insistentes del recientemente reunido Toby Hounsham, reemplazando al fundador Dave Greenfield, quien falleció en 2020. el resultado del covid.

La misma combinación instrumental fue la que le dio a la banda un aire diferente durante el tiempo en que la guitarra dominó, y continuó hasta el final del set, cuando el potente sonido de “No Heroes” se utilizó en al menos dos. Serie de televisión de indudable fama.

Un poco antes, en el escenario cercano, vimos a la legendaria banda gótica The Mission, que todavía tiene en sus filas a las ex hermanas de Mercy Wayne Hussey (voz y guitarra) y Craig Adams (bajista), así como al guitarrista original Simon. Hinkler.

Armado con una voz aún inquietante, Hussey guió a sus compañeros de banda a través de un poderoso set que incluía interpretaciones conmovedoras de Severina, Dark Earth y la épica Salvation.

Otros aspectos

Tener un festival de un día con 30 bandas permite ver muchos artistas en unas pocas horas, pero está lejos de ser ideal. No sólo por las largas caminatas que hay que hacer entre un escenario y otro, sino también por la imposibilidad de ver a todas las bandas que uno quiere ver, debido al inevitable solapamiento de horarios.

En ocasiones anteriores decidimos no regalar casi ningún set completo, lo que nos permitió ver más pero apreciar menos, si sabes a qué nos referimos. En este caso, la decisión de quedarnos demasiado a menudo durante sets completos nos llevó a perdernos bandas que definitivamente queríamos ver, como Simple Minds (que, según muchas críticas, fue una de las mejores del festival), Tones on Tail y Sociedad General.

Como sucedió en las dos ediciones anteriores, Cruel World 2014 fue una experiencia muy placentera, sin la presencia de peleas abiertas, gente enojada e intervenciones policiales inesperadas. Y la ropa elegante y los aparatos usados ​​por muchos de los asistentes, que a veces desafiaban las todavía tolerables temperaturas primaverales, crearon un espectáculo aislado.

Fuente