Un hombre que irrumpió en la casa de la alcaldesa de Los Ángeles, Karen Bass, gritó su nombre repetidamente durante una brecha de seguridad a primera hora de la mañana del mes pasado, dejando un rastro de sangre después de romper una puerta de vidrio en la mansión de Windsor Park antes de ahuyentar al pastor alemán del alcalde. . , según múltiples fuentes familiarizadas con la investigación en curso.

Los fiscales alegan que durante el robo del 21 de abril, Ephraim Hunter, de 29 años, gritó “¡Karen!” varias veces cuando intentó irrumpir en varias habitaciones de la casa de Bass alrededor de las 6:40 a.m., dijeron tres fuentes policiales, que solicitaron el anonimato debido al caso pendiente.

No está claro si Hunter comenzó a gritar el nombre del alcalde antes o después de ser arrestado. Un portavoz de Bass declinó hacer comentarios.

En la corte el mes pasado, el diputado del condado de Los Ángeles. Abogado. Jonathan Chung dijo que Hunter le dijo a la gente dentro de la oficina del alcalde que “no sabía por qué estaba allí”, pero luego gritó el nombre de la víctima durante el incidente. No identificó a la víctima.

Fiscal del condado de Los Ángeles. George Gascon dijo a los periodistas el mes pasado que “apuntó” a Hunter Bass. Hunter, dijo el fiscal del distrito, tomó acciones que indicaban claramente que “sabía que era… la casa del alcalde y lo estaba buscando”. Pero Gascon no proporcionó detalles y una portavoz de la oficina del fiscal de distrito se negó a hacer más comentarios sobre el caso.

Pero un alto funcionario de la policía de Los Ángeles dijo que los investigadores estaban confundidos por las declaraciones públicas de Gascon. Nada en la investigación del LAPD sugirió que Hunter, un nativo de Massachusetts que solo se mudó a Los Ángeles en los últimos años para vivir con su hermano, planeó u orquestó el ataque contra Bass.

“No sé por qué Gascón dijo eso, debe estar familiarizado con algo que nuestros investigadores no conocen”, dijo el funcionario, que no estaba autorizado a discutir el caso.

La madre de Hunter, Josephine Dua, dijo a The Times el mes pasado que su hijo estaba luchando contra la adicción a las drogas y estaba alucinando cuando ocurrió el incidente. Dua dijo que Hunter la llamó desde la cárcel el día después de su arresto y afirmó que se bajó del autobús en Windsor Park y no sabía dónde estaba. Le dijo a su madre que estaba huyendo de alguien que “intentaba dispararle”.

Otra fuente policial, que también habló bajo condición de anonimato para hablar sobre la investigación activa, dijo que los agentes que respondieron creen que Hunter estaba bajo la influencia de metanfetamina.

El abogado de Hunter, Howard Stern, dijo que la oficina del fiscal de distrito “tiene este caso completamente equivocado”, pero se negó a responder preguntas específicas para este artículo.

Hunter deberá regresar a la corte el 3 de junio. Cumplió siete años de prisión en Massachusetts tras ser declarado culpable en 2015 de una agresión que dejó a un hombre inconsciente en un suburbio de Boston.

La violación provocó una revisión de los protocolos de seguridad en la alcaldía. El jefe interino de la policía de Los Ángeles, Dominic Choi, dijo que no había agentes en la propiedad de Getty House en el momento del ataque. Choi dijo que la brecha en la cobertura ocurrió durante un cambio de turno y parecía ser una parte normal del plan de seguridad previsto por la policía de Los Ángeles para Bass.

Aunque el jefe dijo que la brecha se había “solucionado” desde entonces, una revisión de seguimiento del incidente ahora revela otras fallas. Dos fuentes policiales dijeron que nadie estaba monitoreando las cámaras de vigilancia cuando Hunter se acercó a la propiedad. Con la supervisión adecuada, Bass o la policía podrían haber sabido de la presencia de Hunter porque no están autorizados a discutir la investigación, según las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato.

Choi se negó a responder preguntas adicionales sobre cuestiones de seguridad. La portavoz de LAPD, teniente Kelly Muniz, dijo que la primera llamada de ayuda llegó a las 6:42 a.m., pero se negó a decir exactamente cuándo llegó la policía.

Según un funcionario encargado de hacer cumplir la ley y una persona familiarizada con la investigación, que hablaron bajo condición de anonimato, durante el tiempo transcurrido entre la entrada y la llegada de los agentes de LAPD, Bass recibió ayuda de su perro, un pastor alemán rescatado llamado Stax. Habla de ello con sinceridad.

Durante la interrupción de la cobertura policial, Stax pudo detener y retrasar el presunto intento de Hunter de irrumpir en las habitaciones del segundo piso de la casa, dijeron las autoridades.

El perro no mordió a Hunter, quien luego fue detenido sin incidentes.

Fuente