El Real Madrid celebró su victoria en La Liga con un desfile por las calles de la capital el domingo y, tres semanas después de la final de la Liga de Campeones, espera otra celebración.

Los merengues consiguieron su 36º título de Liga el pasado fin de semana, con cuatro partidos de antelación, pero no pudieron celebrarlo de inmediato, ya que inmediatamente tenían el partido de vuelta de las semifinales de la competición europea.

Los dos goles de ataque de Joselu llegaron para que el Madrid venciera al Bayern Munich por 2-1 en el Santiago Bernabéu el miércoles para sellar una victoria global por 3-2 y reservar un lugar en la final contra el Borussia Dortmund el 1 de junio en Londres. El Madrid buscará sumar una decimoquinta Copa de Europa a su palmarés y ampliar el récord de la competición.

“Nos quedan menos de tres semanas, sólo tenemos un partido importante y estamos aquí preparándonos para ello. Espero que podamos volver a celebrarlo”, dijo el domingo el centrocampista del Real Madrid Toni Kroos ante el público.

Varios miles de aficionados recibieron al equipo en su recorrido por la ciudad para finalizar en el lugar tradicional de sus celebraciones: la Plaza de Cibeles. El capitán Nacho Fernández fue el encargado de vestir la estatua con la bandera y el pañuelo de Madrid y posteriormente hacer entrega del galardón.

La entrega de la Copa de España al equipo se realizó en un acto celebrado en su campo de entrenamiento.

El entrenador Carlo Ancelotti vistió una bufanda del Real Madrid y posó con los jugadores mientras fumaba un cigarrillo y lucía gafas de sol.

El Madrid suele celebrar sus títulos con la afición en el Bernabéu, pero el estadio estaba reservado para el concierto del domingo.

La Merengue venció este sábado 4-0 al Granada. Los futbolistas del Granada prepararon un salón de honor para los campeones antes del inicio del partido.

El domingo, la mayoría de los jugadores y el presidente Florentino Pérez se dirigieron al público para cantar canciones tradicionales del club. En este acto participaron los dirigentes de la ciudad y región de Madrid.

“Este equipo atravesó una situación que parecía irreversible”, dijo Pérez, refiriéndose a las lesiones consecutivas de varios jugadores clave al inicio de la temporada, incluidas roturas de rodilla de Thibaut Courtois, Eder Militao y David Alaba.

“Es muy difícil superar las dificultades que hemos tenido esta temporada y este equipo ha pasado por la peor parte del fútbol, ​​que son las lesiones”, dijo Pérez. “Estos son Militao, Courtois y Alaba que han sido ejemplos de superación”.

El capitán Nacho Fernández aplaudió a los tres lesionados.

Fuente